GALICIA

El agresor de Rajoy ataca en Pontevedra a un líder de Vox

Andrés de Vicente Fuentes es simpatizante de círculos extremistas e independentistas gallegos

Juan Manuel Rosales, sentado tras la agresión. A la derecha, Andrés de Vicente Fuentes, el agresor radical
Juan Manuel Rosales, sentado tras la agresión. A la derecha, Andrés de Vicente Fuentes, el agresor radical
El agresor de Rajoy ataca en Pontevedra a un líder de Vox

 El joven Andrés de Vicente Fuentes, alias Capi, que el 16 de diciembre de 2015 propinó una bofetada al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un paseo electoral por Pontevedra, volvió a atacar ayer a otro político, esta vez al coordinador local de Vox en esa ciudad, Juan Manuel Rosales. Fuentes tanto de Vox como policiales indicaron que antes de golpear en la cara a Juan Manuel Rosales, Capi, conocido por su adscripción a círculos independentistas y radicales gallegos, ya había lanzado petardos contra la mesa informativa que el partido había instalado en la Plaza de Abastos pontevedresa, donde se habría producido un primer enfrentamiento verbal.

Tras el mismo, el muchacho abandonó la zona, pero volvió a encontrase con dirigentes y simpatizantes de Vox para, al parecer, ir directamente contra el rostro de Rosales y golpearlo. La víctima relató a los agentes que recibió varios puñetazos que le habrían causado cortes en el labio y en el pómulo derecho, así como hematomas en el ojo izquierdo.
El coordinador de Vox, tras ser atendido en un hospital de Pontevedra, acudió a interponer una denuncia en la comisaría, donde coincidió con Andrés de Vicente Fuentes, que compareció en las dependencias policiales para reconocer que había sido él su agresor, según fuentes de la investigación. Capi tenía 17 años cuando fue detenido por agredir con una bofetada al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien se acercó durante un paseo por Pontevedra con la excusa de hacerse una foto con él.
Fue condenado por el juzgado de menores de Pontevedra a dos años de internamiento en régimen cerrado como autor de un delito de atentado a la autoridad, del subtipo agravado, recogido en el artículo 550.3 del Código Penal y aplicable en aquellos casos en los que la autoridad contra la que se atenta es miembro del Gobierno.
Rajoy no llegó a ejercer acción alguna contra Andrés de Vicente, que ayer no fue detenido y que lleva en libertad desde el 15 de diciembre de 2017. El joven deberá responder ante la justicia, por este nuevo episodio, como presunto autor de un delito de lesiones y, previsiblemente, también por el delito de odio por el que ha sido denunciado. n