Sánchez retoma la oposición a Rajoy, también en Cataluña

Cree que el presidente tendría que aplicarse la inhabilitación que pide a los políticos secesionistas

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, con Sánchez en el Comité Federal.
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, con Sánchez en el Comité Federal.
Sánchez retoma la oposición a Rajoy, también en Cataluña

n n n El líder del PSOE, Pedro Sánchez, consideró ayer "cuanto menos sarcástico" que el presidente Mariano Rajoy diga que están inhabilitados políticamente todos los que han engañado a los ciudadanos de Cataluña y consderó que "planteado en los términos en que lo hace Rajoy tendría que aplicárselo en primera persona".
Sánchez recordó ayer, en una entrevista en Cuatro, que Rajoy le dijo a los ciudadanos en campaña electoral que no subiría los impuestos y que después los subió y que también prometió luchar contra la corrupción, cuando en realidad "la ha pochado a fuego lento, largamente". Tras reafirmarse en que su apuesta en política de alianzas es la "unión de las izquierdas", Sánchez se ha referido a Ciudadanos como "el Vox de la política española" y ha cerrado la puerta a un acuerdo de gobierno "con un partido que se ha situado a la derecha del PP en muchos temas", no solo en el territorial, según subrayó. No obstante, ha reconocido su "decepción" con Iglesias y Colau, por haber "quebrado la unión de las izquierdas".

en manos independentistas
A su juicio, con la ruptura del pacto de gobierno con el PSC en Barcelona, Colau ha "pasado de la equidistancia a una decisión equivocada", en la que ha "puesto la gobernabilidad de la ciudad en manos de los independentistas".
Pedro Sánchez defendió el artículo 155 como la "única respuesta posible" después de la declaración de independencia y del "atropello a la oposición parlamentaria" que se produjo en la Cámara legislativa catalana los días 6 y 7 de septiembre. En su opinión, este artículo y la convocatoria de elecciones fue una respuesta "federal y política".

diálogo catalán
Pero también quiso dejar claro que con un Gobierno socialista las cosas no habrían llegado a ese extremo porque habrían abordado antes la cuestión. En este sentido, recordó, ironizando, que "en su primera vida" política ya propuso a Mariano Rajoy abrir una subcomisión en el Congreso de los Diputados para abordar el tema catalán. Y defendió que el "núcleo central" del movimiento identitario tiene mucho que ver con la respuesta antisocial a los problemas sociales, con el malestar sobre la desigualdad y la enorme duda social de las instituciones públicas con las clases trabajadoras que han padecido la crisis. Añadió que, con posterioridad le pidió al presidente del Gobierno que se reuniera con Carles Puigdemont y que agotara todas las vías de diálogo. Pero ha dejado claro que él no es el presidente y lo más que puede hacer es pedírselo a Rajoy, que "al final" es quien tiene la última palabra. En cuanto a la afirmación de Carles Puigdemont de que podría haber otra solución que no fuera la independencia, Pedro Sánchez ha precisado que "deambular por Bruselas" le sienta bien al expresidente de la Generalitat y "ahora dice que puede ser posible encontrar una vía a la crisis política".n