ESPAÑA

Sánchez y Merkel promoverán mayor cooperación con África

Los dos líderes aumentarán el apoyo a Marruecos y Túnez para hacer frente a la crisis migratoria

Merkel, Sánchez, y sus respectivas parejas ayer navegando por aguas gaditanas.
Merkel, Sánchez, y sus respectivas parejas ayer navegando por aguas gaditanas.
Sánchez y Merkel promoverán mayor cooperación con África

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la canciller alemana, Ángela Merkel, apostaron ayer en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda porque la Unión Europea intensifique de forma conjunta la cooperación con los países de África para hacer frente a la crisis migratoria, y en concreto se comprometieron a aumentar el apoyo a Marruecos y Túnez.
En una rueda de prensa conjunta en el Palacio de los Duques de Medina Sidonia, Sánchez y Merkel explicaron que además de hablar del control de fronteras y de la acogida humanitaria es necesario reforzar la cooperación de la UE con los países africanos. "Si queremos hablar sobre como ordenar los flujos migratorios lo tenemos que hacer desde posiciones compartidas y desde un punto de vista mucho más transversal", afirmó Pedro Sánchez.
"Tenemos que intensificar la cooperación con Marruecos y Túnez porque son países que necesitan ayuda y son fronterizos", concretó Merkel, que subrayó también que "la UE está llegando acuerdos con países de origen como Níger, Senegal o Ghana".
La canciller defendió "una cooperación leal" con los países de África. "No solo tenemos que hablar sobre África, tenemos que hablar con África", detalló.
Sánchez recordó que Marruecos es uno de los principales socios de la UE "y también está sufriendo la presión migratoria", por lo que se mostró a favor de reforzar la cooperación bilateral "para otorgarle a Marruecos un papel clave para ordenar los flujos migratorios". No concretó sin embargo qué dinero se dedicará ni cómo se hará.

No al oportunismo
El presidente del Gobierno indicó además que "Europa debe rechazar el oportunismo de aquellos que proponen las soluciones fracasadas del pasado", y recordó que aunque solo 14 kilómetros separan las costas de España y de Europa de las del norte de África "hay una distancia infinitamente mayor en términos de desarrollo económico, social y de derechos humanos".
En esa línea, Sánchez abundó en que la política a seguir con respecto a la crisis migratoria "debe ser transversal". "No sólo tenemos que reforzar los controles fronterizos y regular los movimientos de los inmigrantes secundarios, si no que tenemos que orientar nuestra visión a los países de origen con programas de cooperación al desarrollo para darle una oportunidad a aquellos jóvenes que se ven obligados a emigrar", en tanto Merkel resaltó que "solo de manera conjunta podremos ser fuertes para superar los retos" relacionados con la inmigración. "Ningún país puede eximirse de este desafío", subrayó, a la vez que se mostró a favor de respetar la dignidad de las personas que llegan a territorio europeo.