A LA BÚSQUEDA DE GOBIERNO

Sánchez emplaza a Podemos y Ciudadanos para gobernar

El secretario general del PSOE da un paso adelante en su discurso y se postula como candidato

Pedro Sánchez en el acto que tuvo ayer en Bilbao en la campaña de las elecciones vascas.
Pedro Sánchez en el acto que tuvo ayer en Bilbao en la campaña de las elecciones vascas.
Sánchez emplaza a Podemos y Ciudadanos para gobernar

 Sin esperar al incierto resultado de las elecciones vascas y gallegas, el socialista Pedro Sánchez dio un paso adelante y anunció que intentará formar un gobierno alternativo al PP, que su socio natural, Pablo Iglesias, acogió con un gráfico "aleluya". Fuentes de la dirección del PSOE adelantaron que Sánchez presentará formalmente esa propuesta en el Comité Federal del partido del próximo 1 de octubre, en el también abogará por mantener el voto negativo a una hipotética nueva investidura del líder del PP, Mariano Rajoy.
Junto a esta negativa, Sánchez propondrá al máximo órgano del PSOE entre congresos intentar formar un gobierno "alternativo". En un primer momento no quiso especificar con qué partidos lo intentaría, pero posteriormente, en un mitin en Bilbao, el secretario general del PSOE pidió a Ciudadanos y Podemos "responsabilidad" para "trabajar juntos" y "poner en marcha el Gobierno del cambio que merece el país". El líder socialista indicó que la "regeneración democrática es el denominador común de las tres fuerzas políticas del cambio para echar a Rajoy".

un discurso más directo
En su intervención, ante las palabras del miembro de Podemos Juan Carlos Monedero en las que aseguraba que no había que "compadrear con aquellos a los que hemos venido a sustituir", pidió al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que "no haga caso a Monedero, que se olvide de su obsesión de sustituir al PSOE". Por ello, le hizo un llamamiento a "trabajar juntos para echar a Mariano Rajoy de la Moncloa". "Vamos a hacerlo", añadió.
También se refirió al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ante sus palabras de que "con 85 escaños no se puede gobernar", para advertirle de que con 90 le apoyó en su investidura. "Son muchas las cosas que nos unen, es la regeneración democrática el denominador común de las tres fuerzas políticas del cambio para echar a Rajoy y abrir una etapa de regeneración, de progreso, de justicia social, de recuperación de derechos y libertades cercenados por la mayoría absoluta del PP". 
A juicio de Sánchez, "merece la pena" y, por ello, pidió a Ciudadanos y Podemos "responsabilidad" y "levantar los vetos cruzados". "Pongamos en marcha el Gobierno del cambio que merece nuestro país", indicó. Sánchez apuntó que España "no se merece un gobierno presidido por Mariano Rajoy" y, por eso, según recordó, votaron en contra de su investidura. El líder del PSOE insistió en que "la responsabilidad del PSOE es presentar una alternativa, articular una mayoría alternativa que le permita gobernar". "El PSOE no va a ser nunca una muleta del PP, será la alternativa. Es nuestra responsabilidad, con nuestra memoria, valores y principios", puntualizó.
Un discurso que no tardó en generar reacciones, también desde el propio partido de Sánchez donde continúan las diferencias.n