ESPAÑA

El rey pide redoblar esfuerzos en la lucha contra el terrorismo

Felipe VI califica a quienes atentan de "la mayor amenaza a la seguridad global en la actualidad"

Rajoy, los reyes y Cospedal, durante los actos con motivo de la Pascua Militar.
Rajoy, los reyes y Cospedal, durante los actos con motivo de la Pascua Militar.
El rey pide redoblar esfuerzos en la lucha contra el terrorismo

El rey pidió ayer "no escatimar esfuerzos" para aumentar la capacidad de prevención y respuesta ante el terrorismo al alertar de que esta "lacra" es un "enemigo de la humanidad", pone en riesgo a los ciudadanos y "desprecia los valores democráticos". Felipe VI defendió que las Fuerzas Armadas (FAS) y los cuerpos policiales se doten de los medios precisos para frenar la que consideró "la mayor amenaza a la seguridad global en la actualidad" durante su discurso en la ceremonia de la Pascua Militar en el Palacio Real.
Acompañado de la reina Letizia, don Felipe se dirigió al estamento militar en un acto en el que se estrenó María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa y al que asistieron el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, además de las principales autoridades castrenses. "No debemos escatimar esfuerzos por aumentar nuestra capacidad de prevención y de respuesta ante esta lacra que pone en peligro nuestra sociedad, desprecia nuestros valores democráticos y es un enemigo de la humanidad", proclamó el rey.
Felipe VI subrayó que la labor del Ejército, de los cuerpos de seguridad y de los servicios de inteligencia "está dando buenos frutos" y les animó a perseverar en "lo que se está haciendo bien". También pidió "aprovechar el conocimiento y la experiencia" que atesoran y que "tan buenos resultados ha dado en la lucha contra el terrorismo" para "estar lo mejor preparados posibles para combatirlo con la máxima eficacia y total determinación".
A juicio del jefe del Estado, el terrorismo "ataca sin escrúpulo alguno en cualquier lugar" y su combate requiere hacerlo en coordinación con los aliados y al amparo de la legalidad internacional. El monarca resaltó que España es un país reconocido como "un socio leal, fiable y responsable" y que los militares gozan de "gran credibilidad". Hizo, además,  un llamamiento a no bajar la guardia y mantener la capacidad operativa del Ejército ante los desafíos "cada vez más cambiantes e imprevisibles".
De Cospedal reforzó este mensaje reiterando su oferta a la oposición para que, con "la máxima responsabilidad y altura de miras", se busque un pacto sobre la financiación del Ejército para que cumpla su misión con "eficacia y seguridad". "La sostenibilidad de las Fuerzas Armadas ha de estar por encima de posicionamientos y de ideologías", enfatizó la ministra, que ya anunció que las cuentas de este año pretenden recoger 1.824 millones para pagar los programas especiales de armamento.
En una semana marcada por el dictamen del Consejo de Estado en el que atribuye a Defensa responsabilidad por el accidente del Yak-42 en 2003 en el que murieron 62 soldados cuando Federico Trillo era el ministro, don Felipe y De Cospedal tuvieron un "recuerdo especial" para los militares y guardias civiles fallecidos el pasado año en acto de servicio. "Su entrega noble, generosa y, a veces heroica, deberá ser siempre valorada y recordada con honra, con gratitud y con emoción. A sus familias, hoy de manera especial, les dedicamos todo nuestro cariño", remarcó el jefe del Estado.
De Cospedal quisio acompañar a sus familias "en su dolor y en su justa memoria". "Siempre les recordaremos como ejemplo de amor y servicio a su patria, España", añadió.

Misiones en el exterior
También saludaron a los soldados desplazados en las 15 misiones del exterior en las que participa España, cuya tarea, al igual que la del resto de militares, son, según el rey, "un verdadero ejemplo para la sociedad". La titular de Defensa aseguró que las FAS y la Guardia Civil son "una herramienta leal y eficaz para garantizar el futuro de España y del estado social y democrático de derecho".
Animó a los ciudadanos a reconocer su trabajo y comprender que "la seguridad es esencial para el desarrollo y prosperidad de un país libre y democrático". Al detenerse en los recientes atentados yihadistas en Alemania y en Turquía, De Cospedal incidió en que estos ataques constatan que "las fronteras entre seguridad interior y exterior se han difuminado", y convino con el rey en que "ninguna nación puede asumir por sí sola su seguridad y la defensa de sus intereses", por lo que ha apostado por una "sólida" política de defensa europea y por fortalecer la alianza transatlántica. n