DESAFÍO SECESIONISTA

Rajoy y Sánchez reactivarán el 155 si la Generalitat quiebra la legalidad

Los líderes de PP y PSOE acuerdan que la "vigilancia" se haga extensiva a las finanzas para evitar nuevos desvíos al "procés"

Rajoy y Sánchez, al inicio de su encuentro en el Palacio de la Moncloa.
Rajoy y Sánchez, al inicio de su encuentro en el Palacio de la Moncloa.
Rajoy y Sánchez reactivarán el 155 si la Generalitat quiebra la legalidad

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, pactaron ayer una respuesta proporcional ante un eventual desafío del nuevo presidente catalán, Quim Torra, que supondría reactivar el 155 si se crean "estructuras políticas paralelas" y se quiebra el orden constitucional. Así lo expresaron el Gobierno y el PSOE en un comunicado conjunto tras la reunión que mantuvieron Rajoy y Sánchez en el Palacio de la Moncloa, en la que el Gobierno y el PSOE acordaron que la "vigilancia" en el cumplimiento de la legalidad se haga extensiva a las finanzas de la Generalitat, para garantizar que el dinero público no se destine al "procés".
Un comunicado en el que se critica el discurso político "frentista" de Torra y el "carácter xenófobo" de sus manifestaciones públicas y en el que el Ejecutivo, el PP y el PSOE se comprometen a ofrecer una respuesta "pactada y proporcional" en la defensa de la legalidad constitucional y estatutaria, a la que invitan a sumarse al resto de fuerzas democráticas. En este sentido, coincidieron en rechazar cualquier intento de poner en marcha estructuras políticas distintas a las únicas válidas, que son aquellas contempladas en la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Críticas a Rvera
Idea en la que abundó Mariano Rajoy en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, en la que advirtió de que en la posición ante el desafío soberanista "se trata de defender la unidad y la soberanía" de España y "no se trata de aprovechar políticamente" esta situación. Rajoy lanzaba así un mensaje implícito al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que avisó de que salir corriendo de Cataluña y dejar "desamparados" a los catalanes no separatistas no es la solución y anunció que en la reunión que mantendrá el jueves con Rajoy le pedirá "soluciones" y que "rectifique".
Pedro Sánchez, por su parte, arremetió en rueda de prensa contra Rivera, a quien pidió que esté "a la altura de las circunstancias" y que no haga reproches en público al presidente del Gobierno. "Hágalo en privado", le dijo. Sánchez consideró que el debate ahora no es si habrá o no 155, porque "lo habría" y se aplicaría "con contundencia" si se crean infraestructuras institucionales fuera de la legalidad.
En todo caso, consideró que sería una aplicación "diferente, de otra naturaleza", ya que es de "sentido común" que tendría que adaptarse a las nuevas circunstancias, sin que ello suponga nuevas elecciones. No quiso opinar Sánchez sobre si la aplicación del 155 se podría desencadenar en el caso de que Torra configure un Ejecutivo con consellers en prisión, porque la "legalidad" o no de esa medida -argumentó- la tienen que determinar los jueces.
Además, reclamó a Rajoy que se reúna con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para ampliar la unidad de acción de los partidos y para intentar persuadirle de que abandone la defensa de la autodeterminación y defienda la unidad de España. De hecho, abrir el pacto al resto de partidos, también a quienes no apoyaron la aplicación del 155, es uno de los cinco puntos del acuerdo alcanzado entre Rajoy y Sánchez. n