CATALUÑA

S.Santamaría ve ridículo un Govern simbólico, muestra del fin de Puigdemont

 La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, considera que una investidura simbólica de Carles Puigdemont mientras se forma un Govern por cauces legales es "absurdo", "ridículo" e "imposible", y que el hecho de que se plantee es una muestra de que "esto llega a su fin".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría
S.Santamaría ve ridículo un Govern simbólico, muestra del fin de Puigdemont



Sáenz de Santamaría se ha referido a esa posible fórmula que negocian Junts per Catalunya y ERC en una entrevista en Telecinco en la que ha subrayado que lo que se evidencia con ella es que se está llegando a los "últimos estertores" de Puigdemont.

"Está poniendo un precio para quitarse de en medio", ha añadido antes de advertir de que los independentistas pueden buscar un "aparcamiento" para el expresidente de la Generalitat pero no pueden hacerlo a costa de Cataluña ni de la dignidad de las instituciones catalanas.

En ese contexto ha insistido en que los independentistas no están buscando una solución para Cataluña, sino una propuesta que intente "salvar el tipo" a Puigdemont.

"Aquí no hablan del futuro de Cataluña, sino de cómo Puigdemont no queda desairado", ha añadido antes de reiterar: "Esta es una megalomanía absurda, es una solución imposible (un Govern simbólico) y ridícula si no fuera porque con Puigdemont hemos perdido toda capacidad de sorpresa. Va de ridículo en ridículo hasta el ridículo final".

Pero ha advertido: "Espero que Puigdemont no piense que va a seguir ni gobernando Cataluña ni viviendo a costa de Cataluña, y no quiero pensar que muchas de estas cosas sean para arreglarle a él la vida no ciertamente barata que lleva en Bruselas".

Sáenz de Santamaría ha avisado también al presidente del Parlament, Roger Torrent, que si permite una investidura simbólica estaría asumiendo que esa institución no es el sitio para hacerlo y la dejaría "bastante tocada".

Para la vicepresidenta, el expresidente, del que ha lamentado su falta de valentía para asumir sus responsabilidades, solo puede ya cumplir con la Justicia o retirarse hasta que sea reclamado, y asegura tener la sensación de que los suyos "están deseado quitárselo de en medio".

"Esto ha llegado a su fin", ha recalcado ante las intenciones de Puigdemont.

La vicepresidenta estima que con las propuestas que están haciendo, los independentistas "denigran" a Cataluña.

Ha pedido "más política" a los partidos constitucionalistas en Cataluña para evidenciar su mayoría de votos y ha instado a Inés Arrimadas a "dar la batalla" y "arriesgarse", ya que cree que debería "haberse movido" y estar diciendo todos los días a Torrent que lo que planean los independentistas perjudica a Cataluña