ESPAÑA

Open Arms denuncia a Libia por un homicidio imprudente

El barco de la ONG atracó en Palma con Josefa, la única superviviente rescatada tras un naufragio

La tripulación del Open Arms posa junto a Josefa, la única superviviente.
La tripulación del Open Arms posa junto a Josefa, la única superviviente.
Open Arms denuncia a Libia por un homicidio imprudente

 La organización de salvamento de migrantes en el Mediterráneo Proactiva Open Arms denunció ayer ante el juzgado de guardia de Palma por omisión de socorro y homicidio imprudente al capitán de un mercante y a la Guardia Costera de Libia por un naufragio mortal del que responsabiliza también a Italia.
Todos los tripulantes del buque de rescate Open Arms, incluido el jugador de la NBA Marc Gasol, firmaron la denuncia tras desembarcar en el puerto de Palma a Josefa, la superviviente del naufragio el pasado martes de un barco de 9 metros con unas 150 personas a bordo, del que culpan al responsable del mercante de bandera panameña Triades, que lo abandonó antes de la llegada del socorro.
Asimismo, culpan a los guardacostas libios que acudieron a socorrer a los migrantes de dejar en el lugar donde se hundió la patera a las dos personas que encontraron muertas, una mujer y un niño, y a la camerunesa rescatada con vida, para la que pidieron protección a la Fiscalía como testigo de lo sucedido, según explicó en rueda de prensa el director de la ONG, Oscar Camps.
Camps confía en que el juzgado de Palma inicie un procedimiento judicial que acabe asumiendo la Audiencia Nacional, para que se determinen las responsabilidades de un "episodio de negligencia absoluta" que achaca directamente al capitán del mercante y al "supuesto grupo armado que se hace llamar Guardia Costera libia", que "deja personas vivas en sus operaciones de rescate".
Pero además subrayó que Italia y el conjunto de la Unión Europea dejan que Libia, "un país sin Estado", se haga cargo de las actividades de rescate ante su costa con medios escasos y pese a las sospechas de la connivencia de sus guardacostas con los traficantes.
Camps recordó que el naufragio denunciado se produjo a 80 millas de la costa de Libia y a 90 de la isla italiana de Lampedusa. Y criticó la negativa de Italia y Malta a que desembarcaran en sus puertos los cadáveres y a la superviviente que rescataron, además de rechazar la "campaña de desprestigio" que está sufriendo su organización por parte de medios y autoridades italianos. "Se nos tacha de grupo criminal, de traficantes", lamentó Camps.