DESAFÍO SOBERANISTA

El ministro Zoido a los policías: "Cuidaos, sois imprescindibles"

El titular de Interior visita de nuevo a los agentes desplazados a Cataluña para darles ánimos

El ministro Zoido saluda a uno de los agentes de la Policía Nacional en La Junquera.
El ministro Zoido saluda a uno de los agentes de la Policía Nacional en La Junquera.
El ministro Zoido a los policías: "Cuidaos, sois imprescindibles"

 El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, insufló ayer apoyo y agradecimiento a más 360 policías y guardias civiles desplegados en Cataluña, concretamente en La Junquera y San Climent (Girona), a quienes ha pedido que se cuiden porque en estos momentos todos ellos son imprescindibles. "Cuidaos mucho. Sois imprescindibles. No caigáis en provocaciones", ha dicho el ministro a los 110 policías de las unidades de antidisturbios y de prevención rápida (UIP y UPR) procedentes de Oviedo, Elche, Alicante, Valladolid y Madrid alojados en un hotel de La Junquera.
Era el primer punto de una visita sorpresa que trasladó a Zoido desde Madrid a Girona para dar respaldo a agentes desplazados a Cataluña con motivo del 1-O para reconocer "el buen trabajo que están haciendo" en una situación "complicada" y en la que sufrido episodios de "rechazo y odio de una minoría que ha perdido el rumbo y el sentido común". Zoido destacó que su misión no es otra que la de proteger a todos los catalanes "piensen como piensen" y de cumplir con el Estado de Derecho, salvaguardar la libertad y el imperio de la ley, con el objetivo último de "recuperar la normalidad" en Cataluña.
Tras su visita a este hotel acompañado por el director adjunto operativo del cuerpo, Florentino Villabona, y de otros mandos de al Policía con quienes ha compartido desayuno, el ministro visitó el puesto fronterizo de La Junquera y después se dirigió a la base del Ejército de Tierra de la localidad gerundense de San Climent de Sescebes. En estas instalaciones residen desde hace días 254 agentes de unidades de GRS y los GAR de la Guardia Civil, que fueron expulsados de hoteles de Calella tras las presiones vecinales. Ha sido en este cuartel donde el ministro ha protagonizado con varios agentes momentos más distendidos, incluso con un fandango que ha entonado el mismo cabo que cantó desde la terraza de su habitación de un hotel de Calella a algunos manifestantes que protestaban pro la presencia de la Guardia Civil.