ESPAÑA

El ministro Huerta, forzado a dimitir tras saberse que defraudó a Hacienda

El ya extitular de Cultura fue condenado por haber ocultado al fisco 218.000 euros de los ejercicios de 2006, 2007 y 2008

Màxim Huerta, durante la rueda de prensa en la que anunció su dimisión.
Màxim Huerta, durante la rueda de prensa en la que anunció su dimisión.
El ministro Huerta, forzado a dimitir tras saberse que defraudó a Hacienda

El escritor y presentador de televisión Màxim Huerta dimitió como ministro de Cultura y Deporte una semana después de su nombramiento, tras conocerse que defraudó a Hacienda 218.000 euros, y será sustituido en el cargo por el experto en gestión cultural José Guirao. Huerta (Utiel, Valencia, 1971), que se ha convertido en el ministro más breve de la democracia española, explicó en nueve minutos de comparecencia sin preguntas que había decidido dimitir para que no se mine el proyecto de Pedro Sánchez, "pensando en la cultura y en la transparencia" y "consciente de que la inocencia no vale de nada ante esta jauría".
La crisis de Gobierno comenzaba a primera hora de la mañana cuando el digital El Confidencial informaba de que Huerta fue sancionado a abonar 366.000 euros a Hacienda por 218.000 euros que dejó de pagar en 2006, 2007 y 2008, cuando trabajaba como presentador de televisión. Según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Huerta declaraba a través de una sociedad, lo que permitía tributar menos que si lo hubiera hecho como renta personal con el IRPF, una conducta "voluntaria y culpable" en la que no se podía apreciar "buena fe en orden al cumplimiento de sus obligaciones fiscales".

“asunto cerrado"
Huerta, cuyo nombramiento fue anunciado el 6 de junio, había acudido a primera hora de la mañana al Palacio de la Moncloa y tras ello declaró en Onda Cero que sus obligaciones tributarias estaban "al corriente", que era "asunto cerrado" y que no pensaba dimitir porque eran hechos anteriores a su condición de ministro. En declaraciones posteriores a la Cadena Ser, explicaba que no lo había compartido previamente con Pedro Sánchez porque era "una cuestión privada" y él había asumido sus "responsabilidades".
Durante el resto del día no hubo más información hasta que pasadas las cinco, el ministerio convocó la comparecencia de Huerta para las seis de la tarde aunque se retrasó hasta las siete. A esa hora, Huerta comparecía en una concurrida sala de prensa ante la que anunciaba su "retirada": "Hay momentos en los que uno tiene que retirarse y yo amo la cultura". No importa, aseguró, que no haya cometido ningún fraude fiscal, "lo que importa es el bombardeo que busca minar el proyecto de regeneración y de transparencia del presidente Sánchez. Y no voy a permitirlo", repitió. Recordó, asimismo, que recibió la propuesta del presidente del Gobierno con mucha ilusión, un compromiso más importante que su carrera profesional y su vida personal que asumió convencido de que podía servir a su país y a la cultura, pero sabiendo que iba a ser el "blanco de las críticas por haber trabajado en un medio de comunicación que todos ven y todos demonizan". Insistió en que es inocente y que lo que hizo, "como tanta gente de este país", fue "facturar a través de una sociedad. Y no era ilegal en ese momento", recalcó.

NUEVOS TIEMPOS
"He pagado la multa dos veces. La primera fue la que Hacienda me pidió con efectos retroactivos por hacer algo que no era ilegal en su tiempo; y ahora, aquí, por segunda vez, consciente de que la inocencia no vale de nada ante esta jauría". "Corren nuevos tiempos, tiempos en los que hasta los inocentes prefieren irse antes de que cualquier sombra de sospecha perjudique a los que quieren poner un nuevo rumbo, aire fresco, política limpia después de décadas de corrupción y expolio público. Ha sido tremendo", dijo Huerta, que se fue citando a Lope de Vega: "Me voy para no partirme yo". 

Cobrará algo más de 1.000 euros por 7 días

El saliente ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, cobrará poco más de 1.000 euros de pensión a lo largo de siete días, el mismo tiempo que ha ocupado la cartera ministerial. Según la ley, los exministros tendrán derecho a percibir, a partir del mes siguiente en que se produzca el cese y durante un plazo igual al que hubieran desempeñado el cargo, una pensión indemnizatoria del 80% del salario con un máximo de dos años.
Tomando como partida el sueldo del anterior ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en el año 2017 -última cifra que aparece recogida en el portal de transparencia del Gobierno-, el sueldo de Huerta podría estar cercano a los 70.368 euros anuales. Según esta cifra, la indemnización del 80% cada mes alcanzaría los 4.691 euros. Al haber estado únicamente durante siete días, el cálculo final se sitúa en 1.094 euros -a una media de 156,3 euros cada día-.
Hasta julio de 2012, la pensión indemnizatoria de exministros era compatible con casi cualquier otra percepción.