MADRID

Marchena renuncia a presidir el Supremo y abre otra crisis

La renuncia del candidato pactado por PSOE y PP "congela" la renovación del Poder Judicial

Manuel Marchena (c), durante la entrega de unos premios judiciales.
Manuel Marchena (c), durante la entrega de unos premios judiciales.
Marchena renuncia a presidir el Supremo y abre otra crisis

nnn La renuncia del candidato pactado por el PP y el PSOE para presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el magistrado Manuel Marchena, abrió una crisis política que congela la renovación del órgano de gobierno de los jueces en un momento de creciente desprestigio de la justicia.
Marchena, en un comunicado, reivindicó su independencia y subrayó que jamás concibió "el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal".
El PSOE y la mayoría de las asociaciones de jueces creen que la renuncia fue provocada por el mensaje de whatsapp del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, desvelado por el diario El Español, en el que defendía la elección de Marchena para presidir el CGPJ y el Tribunal Supremo porque se podría controlar "por detrás" la sala segunda del alto tribunal y están en juego "centenares de nombramientos".
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acusó a Cosidó de debilitar al CGPJ y dañar el crédito general de la justicia y le pidió que renuncie a su cargo, pero el PP responsabilizó al Ejecutivo, acusándolo de haber "filtrado" detalles de la negociación para renovar el órgano de gobierno de los jueces desgastando a la justicia.
Con ese argumento anunció la ruptura del acuerdo con los socialistas, "por la dignidad" del grupo parlamentario, por "respeto" a los jueces y por el "fortalecimiento de las instituciones", dijo su líder, Pablo Casado, aunque la tramitación parlamentaria del pacto está en marcha y mañana se debe votar en el pleno del Congreso a los cuatro vocales juristas que debe elegir la Cámara Baja.

negociación tensa
Fuentes del PP recuerdan que las negociaciones con los socialistas comenzaron antes de que Casado asumiera la dirección del partido y señalan que si no rompió antes el acuerdo fue por respeto a Marchena.
Los ánimos entre los populares, apuntan, estaban muy caldeados ante los cambios de última hora del PSOE y algunos de sus candidatos, como el juez José Ricardo de Prada, magistrado que formó parte del tribunal del caso Gürtel y motivó la declaración como testigo en el juicio del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.
El PP sostiene además que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, negociadora del acuerdo junto a su antecesor en el cargo, Rafael Catalá, ya no es interlocutora válida. De hecho, hoy intentará que el pleno del Congreso la repruebe.
Todas las asociaciones de jueces exigen cambiar el sistema de elección de los vocales del CGPJ, para que sean los propios jueces y magistrados quienes elijan a los doce miembros de extracción judicial, y el PP se sumó a esa idea.
Ciudadanos siempre defendió también el cambio de modelo mientras que Podemos defiende que mañana deben votarse en el pleno las candidaturas de los vocales para que los populares den la cara y "no pasen de puntillas" esta crisis y usurpen el debate a los ciudadanos.

Sánchez insiste: "El Parlamento es el que debe escoger a los vocales"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, subrayó que "desde el primer" momento defendió y sigue defendiendo que sea el Parlamento, y no las asociaciones de jueces, la institución que elija a los vocales del Consejo General del Poder Judicial.
Sánchez se pronunció así en la sesión de control del Gobierno al Senado en una respuesta al senador de EH Bildu Jon Iñarritu, después de que el PP rompiese su acuerdo con el PSOE para la renovación del CGPJ y anunciara que va a promover el cambio del sistema de elección de los miembros de ese órgano.
El jefe del Ejecutivo opinó que el PP rompió el acuerdo "inexplicablemente", y recordó que contaba con la legitimidad de 210 de los 350 diputados del Congreso, más que suficiente para representar a la mayoría social en España.
Esa es la razón por la que el Gobierno defiende que el CGPJ se elija en el Parlamento y no que las asociaciones de jueces "decidan cómo gobernarse a sí mismas".
No obstante, Pedro Sánchezdefendió la renuncia a presidir el Poder Judicial de Manuel Marchena, con quien dicho haber hablado, decisión en la que se apoyó el PP para romper el acuerdo. A su juicio, esa renuncia muestra "la independencia de criterio" de los miembros del Poder Judicial, en especial de magistrados como Marchena.
El líder del Ejecutivo volvió a realizar una defensa del trabajo de la Justicia en España y de la salud de su independencia, y puso "el único pero" al Gobierno de la necesidad de destinar muchos más recursos, tanto materiales y como económicos.