DESAFÍO SECESIONISTA

JxCat presiona a ERC pero no aclara su plan de investidura

El Gobierno ve "una absurdidad denigrante" que se nombre presidente de forma telemática

Puigdemont lideró la reunión de los diputados de Junts per Catalunya en Bruselas.
Puigdemont lideró la reunión de los diputados de Junts per Catalunya en Bruselas.
JxCat presiona a ERC pero no aclara su plan de investidura

 El grupo parlamentario de Junts per Catalunya (JxCat) mantuvo la incógnita sobre su plan para conseguir que el cesado Carles Puigdemont, huido a Bruselas y con orden de detención en España, sea investido presidente en el Parlamento de Cataluña, ya sea de forma delegada o telemática. 
"(El procedimiento) es algo que no vamos a decidir hoy, sino de cara al pleno de final de mes, pero insistir que la única cosa que haremos es aplicar el reglamento para que los diputados puedan ejercer su derecho de votar de nuevo al presidente legítimo", dijo la jefa de campaña Elsa Artadi, que atendió a los medios junto al portavoz Eduard Pujol.
Sobre la legalidad o no de investir a Puigdemont sin estar presente, Artadi y Pujol insistieron en que "los únicos" que pueden interpretar el reglamento de la Cámara catalana son su presidente o el pleno y evitaron aclarar si respetarán o no la valoración de los letrados del Parlamento de Cataluña. "Los letrados del Parlament no hicieron ningún informe", señaló Artadi, que dijo "no tener duda" de que esa regulación de la cámara permite investir a Puigdemont a pesar de no estar presente. "Hay informes que hacen uno u otros y que pueden tener unas opiniones u otras, unas validadas o no por el Tribunal Constitucional", señaló Artadi. De cara a la investidura, reclamaron "confianza" a los diputados independentistas para que vuelvan a proclamar al cesado Puigdemont como presidente.
Artadi y Pujol fueron los únicos en dirigirse a la prensa en un encuentro en Bruselas del grupo parlamentario JxCat en el que no faltó ni el propio Puigdemont ni los exconsejeros de su candidatura electoral que le acompañan en la capital comunitaria, Lluís Puig y Clara Ponsatí.
Después de la reunión semanal del Gobierno del Estado, el portavoz Íñigo Méndez de Vigo aseguró que el Ejecutivo recurrirá "inmediatamente" y "sin ninguna vacilación" cualquier tipo de "añagaza" para investir a Puigdemont de manera no presencial. Méndez de Vigo garantizó que esta posibilidad es "una falacia" y una "pretensión irrealizable" porque va no solo contra cualquier normativa jurídica, sino también "contra todo sentido común".
Ciudadanos y PSC pidieron a la aún presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, que encargue un informe a los letrados sobre la investidura a distancia, pero ésta no se mojó y lo dejó en manos de la próxima Mesa, que se escogerá el próximo miércoles. Así, no habrá antes de esa fecha un informe de los letrados, de quienes ya trascendió que analizaron de oficio la situación y coinciden en que la investidura debe ser presencial.
En este contexto, el grupo capitaneado por Puigdemont está a la espera de que Esquerra Republicana defina si, a través de esa mayoría independentista en la Mesa, apoyarían la investidura indistintamente de lo que puedan decir los letrados.