DESAFÍO SOBERANISTA

El juez llamó a Mossos para garantizar la seguridad de la comitiva judicial

El juez que investiga el 1-O llamó anoche al mayor de los Mossos d`Esquadra, Josep Lluís Trapero, para ordenarle que los agentes de la policía catalana abrieran un corredor de seguridad para permitir la salida de la comitiva judicial y de la Guardia Civil de la conselleria de Economía.

El juez llamó a Mossos para garantizar la seguridad de la comitiva judicial

Miles de personas se concentraron ayer a las puertas de la conselleria de Economía y Hacienda, que dirige Oriol Junqueras, tras conocerse que la Guardia Civil estaba registrando el departamento por orden judicial y había detenido a varios altos cargos del Govern y técnicos por los preparativos del referéndum del 1-O.

Una vez acabado el registro por la noche, la comitiva judicial y los agentes encargados del registrado permanecieron durante horas en el interior de la conselleria, a cuyas puertas se agolparon centenares de manifestantes hasta la madrugada, y, cuando salieron, encontraron los vehículos policiales destrozados, con las ruedas pinchadas y desvalijados.

Un portavoz de los Mossos d`Esquadra ha precisado a Efe que el mayor de la policía catalana estuvo a lo largo de todo el día en contacto permanente con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, y el fiscal Superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, para darles cuenta del dispositivo que había montado para garantizar la protección de la comitiva judicial y de los guardias civiles que practicaron los registros.

Según la versión de los Mossos, cuando el juez llamó a Trapero para ordenarle que facilitara la salida de la secretaria judicial y los agentes, éste le aclaró que llevaba todo el día en contacto con los responsables del TSJC y de la Fiscalía en relación con ese asunto.

Trapero, según el portavoz de Mossos, precisó además al juez que era la propia comitiva judicial quien había ido retrasando su salida del edificio, voluntariamente, porque aseguraba que no había terminado aún la diligencia que había ido a practicar.

De acuerdo con la versión de la policía catalana, primero fue la secretaria judicial la que manifestó que quería abandonar el edificio, por lo que se le facilitó la salida, mientras que los agentes de la Guardia Civil "en algún momento" aseguraron a los Mossos que tenían la intención de permanecer toda la noche en el interior del Departamento de Economía.