DESAFÍO SECESIONISTA

Los "Jordis" y Forn rechazan ahora la vía independentista

Muestran ante el Supremo su "nula voluntad de reincidir en el delito", para intentar salir de prisión

Un furgón de Policía Nacional que trasladó a los presos independentistas, a su llegada al Supremo.
Un furgón de Policía Nacional que trasladó a los presos independentistas, a su llegada al Supremo.
Los "Jordis" y Forn rechazan ahora la vía independentista

nnn  El exconseller de Interior Joaquim Forn y los líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart asumieron ayer en el Tribunal Supremo que las vías constitucionales son las únicas válidas para defender la independencia.
Con frases como "reconozco la Constitución y las resoluciones judiciales" (Forn), "el único referéndum con validez sería el que convocara el Estado" (Cuixart) o con la confesión de que existía una hoja de ruta independentista (Sánchez), los tres comparecientes han querido demostrar, aparentemente, su nula voluntad de reincidir en el delito y su deseo de cooperar con la Justicia para intentar abandonar la cárcel. Ese riesgo de reincidir en el delito fue el argumento usado en su día por el magistrado que sigue el caso por el proceso independentista, Pablo Llarena, para mantenerles en prisión provisional.
Tras sus comparecencias, hechas a petición propia, las defensas de los imputados, que están en prisión preventiva desde octubre (noviembre en el caso del exconseller), han pedido su salida en libertad bajo fianza. 
Esta línea de asunción de la legalidad ya fue abierta por la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a ella se acogieron otros miembros de la Mesa y varios exconsellers que están en libertad bajo fianza. Según fuentes presentes en las declaraciones, tanto Forn como el presidente de Òmnium Cultural, Cuixart, y el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, Sánchez, han renunciado a la vía unilateral y han expresado que la independencia en Cataluña solo debe ser perseguida respetando la Constitución.

cauces constitucionales
Forn dijo que siempre ha acatado la Constitución. En este sentido, ha concedido valor a la norma fundamental como norma jurídica suprema del Estado y ha prometido que su actuación política será siempre respetuosa con ella. Así, ha considerado que, sin renunciar a sus objetivos independentistas, lo cierto es que la actuación política a partir de ahora debe venir por cauces constitucionales, sin descartar reformas.
Los tres imputados han admitido algunos hechos ilegales: Sánchez ha reconocido que el 1-O fue ilegal, Cuixart ha asumido que desde Òmnium convocaron a la participación, aun a sabiendas de que no era legal, y Forn ha confesado que participó en el 1-O, con conocimiento de que era un acto prohibido por el Constitucional. Todos ha restado valor legal a ese referéndum. En ese sentido, Cuixart ha señalado que la declaración unilateral de independencia fue meramente simbólica. Además, ha señalado que no es político, ni quiere participar en política, y ha prometido que nunca ha buscado coaccionar al Estado, sino dejar que se manifestara la opinión de la gente. Por su lado, Sánchez ha añadido el reconocimiento de que desde 2015 existía una "hoja de ruta", cuyos objetivos compartían ANC, Òmnium Cultural, ERC y CDC. Ese reconocimiento confirma los datos extraídos por los investigadores del documento Enfocats, incautado al segundo de Oriol Junqueras, Josep María Jové.n