ESPAÑA

Jordi Sànchez: "El 20-S no hubo ni alzamiento ni asalto violento"

Otro de los acusados, Santi Vila, afea a Puigdemont no saber gestionar la presión de las redes sociales

Centenares de personas siguieron el juicio del "procés" en una pantalla de Òmnium Cultural en Barcelona.
Centenares de personas siguieron el juicio del "procés" en una pantalla de Òmnium Cultural en Barcelona.
Jordi Sànchez: "El 20-S no hubo ni alzamiento ni asalto violento"

n n n El expresidente de la ANC Jordi Sànchez se defendió en un duro cara a cara con el fiscal de la acusación de rebelión negando la mayor ante cualquier sospecha de violencia el 20S frente a la Conselleria de Economía. Ni alzamiento puntual ni intentos de asalto, solo una actitud legítima de protesta.
Casi cinco horas duró el más duro de los interrogatorios que ha presenciado hasta ahora el Tribunal Supremo en el juicio del "procés". Lo protagonizó  Sànchez, que se enfrenta a una petición fiscal de 17 años de cárcel por rebelión, frente al fiscal Javier Zaragoza, probablemente el más incisivo y severo de los cuatro.
Consciente de que el principal elemento de apoyo que sustenta la rebelión es la violencia, Sànchez -ahora líder de la Crida, plataforma impulsada por el entorno de Carles Puigdemont- se esforzó en negar cualquier atisbo de peligro de orden público ese 20 de septiembre de 2017 frente a la Conselleria de Economía, donde miles de personas se concentraron mientras se producía un registro judicial del edificio.
Considerado uno de los símbolos de la movilización independentista en los últimos años en Cataluña, Sànchez tachó de "falso" el "relato" de algunos informes y algunos medios "de que hubo un intento permanente de asalto" aquel 20S, cuando se vivió una "movilización" que "sorprendió a todos", a él incluido.
El largo interrogatorio de Sànchez no ha podido eclipsar las explicaciones que ha dado esta mañana el último conseller de Carles Puigdemont en declarar, quizá el más díscolo de todos, que dimitió un día antes de la DUI: el exconseller de Empresa Santi Vila. Acusado de desobediencia y malversación, delitos por los que se enfrenta a 7 años de cárcel, Vila lamentó que se frustraran sus intentos de mediar con el Ejecutivo de Rajoy y afeó a Puigdemont que no supiera "gestionar emocionalmente" la presión de las redes sociales.n