MASACRE TERRORISTA EN BARCELONA

Interior aumenta la seguridad en espacios y puntos sensibles

España decidió mantener el nivel de alerta 4, descartando la presencia del Ejército en las calles

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, preside la mesa de evaluación de la amenaza terrorista.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, preside la mesa de evaluación de la amenaza terrorista.
Interior aumenta la seguridad en espacios y puntos sensibles

 Más seguridad en zonas turísticas y en las más concurridas, más prevención en posibles objetivos de ataques terroristas y refuerzo de la capacidad de reacción ante ellos son medidas que España potenciará tras los atentados de Cataluña sin necesidad de elevar al máximo el nivel de alerta, que se mantiene en 4. Así lo acordó la mesa de evaluación de la amenaza terrorista reunida ayer de forma extraordinaria presidida por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que dio cuenta después al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de esta decisión.
Porque los responsables de la lucha antiterrorista de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, del Centro Nacional de Inteligencia, del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y de los Mossos d'Esquadra y de la Ertzaintza consideraron de forma unánime que debía mantenerse la actual situación.
Zoido explicó en rueda de prensa que, de acuerdo con las evaluaciones de estos expertos, no existe "riesgo inminente" de atentado y, por tanto, no se considera conveniente elevar el nivel de alerta al 5, que habría supuesto la presencia del Ejército en las calles. No obstante, este nivel 4 alto se reforzará con la intensificación de las medidas de seguridad en lugares o eventos de afluencia masiva, con "especial énfasis" en la zonas de turismo.

juntas locales de seguridad
Se intensificará, además, la prevención en potenciales objetivos de ataques terroristas, se reforzarán los dispositivos de reacción frente a atentados y se estrechará la colaboración con las policías locales para incorporar las capacidades de estos cuerpos a las medidas que recoge el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista. En este último punto, Zoido propuso  que se promuevan las reuniones de las juntas locales de seguridad para que se analicen los riesgos y se valore la instalación de medidas pasivas de seguridad.
Asimismo, el ministro estimó "conveniente" que los ayuntamientos analicen y estudien en las Juntas de Seguridad la posibilidad de establecer medidas físicas de protección para evitar acciones terroristas, como la colocación de bolardos o maceteros, tal y como la Policía recomendó las pasadas Navidades. Pero negó que no se haya querido aumentar la amenaza por sus posibles repercusiones en el turismo y en la imagen de España, ya que la principal prioridad es garantizar la seguridad de todos los españoles y de los que ocasionalmente visitan nuestro país.
Quiso que sus primeras palabras fueran para expresar su más absoluta condena a los atentados de esta semana y la firme determinación de "trabajar sin descanso" para acabar con el "cobarde" terrorismo yihadista. No se olvidó  de las víctimas y de sus familias, que fueron golpeadas "con todo el odio cruel" de los terroristas.
Según Zoido, desde el primer momento se pusieron en marcha los protocolos de colaboración entre administraciones, tanto para la atención de los afectados como de la investigación de los hechos, con contactos que calificó de "fluidos y constantes", tanto a nivel de decisión política como técnicos. Y en este sentidoresaltó la "comunicación y lealtad" entre los diferentes cuerpos y servicios de información para salvaguardar la seguridad.
El ministro agradeció el apoyo y la ayuda internacional, tanto para la asistencia de las víctimas como para la investigación de posibles vinculaciones de los terroristas con otros países de nuestro entorno.

Más controles en plazas, paseos marítimos y las zonas peatonales

La Secretaría de Estado de Seguridad remitió a la Policía y a la Guardia Civil un oficio para extremar las medidas de seguridad tras los atentados de Cataluña y aumentar los controles en plazas, paseos marítimos y zoas peatonales. Según el oficio y remitido tras la decisión de mantener la alerta antiterrorista en el nivel 4, pero reforzado, "ponen en evidencia la gravedad que la amenaza terrorista supone contra la seguridad pública y hacen necesario extremar las medidas policiales de prevención y reacción".
Añade que este tipo de atentados mediante atropello masivo de personas en vía pública pone de manifiesto que sus autores "eligen como objetivos entornos urbanos especialmente vulnerables".
Por todo ello, insta a establecer dispositivos de seguridad "específicos y reforzados en todos aquellos lugares en los que se produzca una elevada concentración de personas, poniendo especial énfasis en zonas de afluencia turística". Los agentes tendrán que intensificar los controles aleatorios de personas y vehículos en lugares de máxima aglomeración, con especial atención a plazas, paseos marítimos y calles peatonales, entre otros, a la vez que se incrementará la presencia de vehículos policiales en puntos estratégicos de esas zonas, como entradas, salidas o intersecciones.
Asimismo, la circular pide que se refuercen los dispositivos específicos de reacción tendentes a reducir el impacto y/o continuidad de posibles acciones terroristas y que se intensifiquen los controles policiales en la zona fronteriza hispano-francesa.n