El instituto de la Seu d'Urgell retira una cámara de un aula

La dirección la había instalado en tercero de ESO debido la conflictividad de algunos alumnos

Entrada del Instituto Joan Brudieu de la Seu d'Urgell, con cámaras de videovigilancia.
Entrada del Instituto Joan Brudieu de la Seu d'Urgell, con cámaras de videovigilancia.
El instituto de la Seu d'Urgell retira una cámara de un aula

n n n El Instituto Joan Brudieu de la Seu d'Urgell (Lleida) dio marcha atrás ante el revuelo montado y anunció ayer mediante un comunicado colgado en su página web que había decidido retirar la cámara de videovigilancia que había instalado en una clase antes de que comenzara a funcionar,  coincidiendo con la reanudación de las clases después de las vacaciones de Navidad, y de la que tampoco tenían conocimiento desde el departamento de Enseñanza del gobierno autonómico catalán.
"Ante el revuelo de las últimas semanas que en nada ayuda a la imagen de buena convivencia de toda la comunidad educativa y que, además, ofrece una visión contraria a la realidad cotidiana de la vida al centro, en particular, y en la ciudad de la Seu d'Urgell, en general, se reconsidera la situación y la cámara, que no ha funcionado nunca, ha sido retirada", señala el comunicado del centro.
Desde los servicios territoriales de Enseñanza en Lleida, su director, Miguel Àngel Cullerés, insistía  en que el propio centro había decidido retirar la cámara de la clase de tercero de ESO y añadió que la Conselleria no es partidaria de instalar cámaras de vigilancia. 
La dirección de este centro educativo ubicado en la calle Iglesias Navarri y que data de la Segunda República española, creado en el año 1933, había tomado esta medida en el aula de tercer curso de ESO a petición de algunos docentes por la presencia de un reducido grupo de estudiantes conflictivos, quizás con la finalidad disuasoria y para proteger el material escolar, pues contaba con una pizarra digital.
La medida fue rechazada tanto por la Asamblea de Estudiantes del propio centro, que la consideraban un "abuso de su situación de ostentación del poder" por parte de la dirección, como por los pedagogos, que insinuaban que si decidían tomar esta medida era porque el profesorado que daba clase a estos alumnos no era el adecuado.
Las cámaras de videovigilancia no es novedad en este instituto, pues ya venían funcionando en los pasillos, las aulas de informática, laboratorio, y patio, además del exterior, debido a que los fines de semana se rompían vidrios y se destrozaba mobiliario del centro, lo que evitó que se produjeran más desperfectos.n