DESAFÍO SECESIONISTA EN CATALUÑA

El Gobierno llama al presidente de Cataluña a "dejar de jugar con todos"

La aplicación del artículo 155 quedaría en suspenso si Puigdemont afirmase que no ha declarado la independencia catalana

Los Reyes conversan con el presidente del Gobierno en el Palacio Real
Los Reyes conversan con el presidente del Gobierno en el Palacio Real
El Gobierno llama al presidente de Cataluña a "dejar de jugar con todos"

 El Gobierno considera que si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, responde a su requerimiento afirmando que no ha declarado la independencia de Cataluña eso supondría que el Gobierno no aplicaría las medidas del artículo 155 y se volvería al escenario anterior al pleno del Parlament de los días 6 y 7 de septiembre, en los que se aprobaron las leyes de referéndum y de transitoriedad -suspendidas por el Tribunal Constitucional-. Así lo señalaron fuentes del Ejecutivo durante la tradicional recepción en el Palacio Real ofrecida por los Reyes con motivo de la Fiesta Nacional. 
Si Puigdemont afirma que no ha declarado la independencia, no se activaría la siguiente fase del artículo 155 de la Constitución. Este artículo, que requiere la aprobación del Senado, permite al Gobierno dar instrucciones a las autoridades de una comunidad autónoma para que ésta cumpla sus obligaciones constitucionales. Eso sí, las mismas fuentes subrayaron que la respuesta del presidente catalán tiene que ser clara. El propio requerimiento señala que si no hay respuesta se entenderá como una confirmación de que se ha declarado la independencia.
Las fuentes también admitieron que hay interpretaciones diferentes sobre si lo que hizo Puigdemont el martes por la tarde en el Parlament fue o no una declaración de independencia. El president dijo que asumía "el mandato" de convertir a Cataluña en un Estado independiente para luego pedir al Parlament que suspendiese los efectos de la declaración de independencia, sin que éste llegase a votar nada. Luego los diputados de Junts pel Sí y la CUP firmaron un texto que hablaba de la constitución de una república catalana, pero en una sala anexa.

Rectificación
En todo caso, las mismas fuentes consideran que Puigdemont tiene "una gran oportunidad" para "dejar de jugar con todo el mundo", ahora que "la pelota está en su tejado". Puigdemont tiene hasta el lunes para responder al requerimiento del Gobierno que, con ese paso, ha puesto en marcha la aplicación del artículo 155. El Gobierno le da un segundo plazo de otros tres días para que rectifique, es decir, hasta el jueves por la mañana.
Si fuese necesario aplicar el 155 el Gobierno tendría que pedir autorización al Senado y para eso podría celebrarse un Consejo de Ministros el mismo jueves. No obstante, otras fuentes gubernamentales apuntan que aunque se pongan en marcha los plazos no tiene por qué ser con inmediatez. En todo caso, por el momento el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantiene en su agenda el Consejo Europeo de los próximos jueves y viernes. n