39 CONGRESO SOCIALISTA

Críticas entre los barones por el "sectarismo" de la dirección

Mientras Susana Díaz no entró en polémicas, el valenciano Ximo Puig considera debilitado su cargo

Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, posaba ayer junto a miembros de su delegación.
Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, posaba ayer junto a miembros de su delegación.
Críticas entre los barones por el "sectarismo" de la dirección

n n n Algunos barones y dirigentes regionales del PSOE están criticando con dureza el "sectarismo" de la nueva dirección del PSOE y en especial la ausencia en el nuevo Comité Federal de referencias del partido como Eduardo Madina, Elena Valenciano, Antonio Hernando, José Blanco o José María Barreda.
Uno de los más críticos ha sido el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que dijo que alguien tendrá que explicar por qué se quiere debilitar su liderazgo al frente de un partido fuerte, como el PSPV-PSOE, y advirtió de que esta situación podría afectar a la presidencia de la Generalitat.A la pregunta de si Ferraz está proponiendo un candidato alternativo a su liderazgo en el PSPV, Puig se pregunta cómo es posible que en el mejor momento del partido, en 22 años de historia, "se quiera romper eso".
También, el portavoz socialista en el Parlamento asturiano, Fernando Lastra, alertó que, de mantenerse ese comportamiento por parte de la nueva Ejecutiva, el PSOE se encamina hacia un partido "donde la exclusión y el sectarismo van a ser la pauta".
De hecho, el hasta ahora presidente de la gestora del PSOE y presidente asturiano, Javier Fernández, no asistió al mitin con el Sánchez cerraba el congreso.
Otro de los que criticaban la nueva dirección del PSOE es el portavoz socialista en el Senado, Vicente Álvarez Areces, que cree "evidente" que en la nueva Ejecutiva del PSOE "no ha habido integración alguna".
La presidenta andaluza Susana Díaz no quiso echar más leña al fuego y dijo que "mi compañero Pedro tenía libertad absoluta para formar el equipo de gobierno, así ha sido y yo lo he respetado desde el primer día".
Igual postura mantenía el el presidente aragonés, Javier Lambán, muy crítico con Sánchez, que dijo que es "razonable" que Sánchez haya configurado una Ejecutiva "a su imagen y semejanza".