FIESTA NACIONAL

La bandera, protagonista del 12-O

La defensa de la unidad frente al desafío independentista se hizo ayer presente  entre los miles de espectadores del desfile del día de la Fiesta Nacional, que han coincidido en que "había más razones para venir y lucir la bandera".

Las banderas de las unidades participantes en la parada militar desfilan rodeadas de enseñas nacionales en el Paseo de la Castellana.
Las banderas de las unidades participantes en la parada militar desfilan rodeadas de enseñas nacionales en el Paseo de la Castellana.
La bandera, protagonista del 12-O

Miles de personas salieron ayer a la calle para asistir al desfile con motivo de la Fiesta del Día Nacional, inundando con la bandera de España el Paseo de la Castellana de Madrid en pleno conflicto por el desafío independentista catalán.
Los Reyes, acompañados por sus dos hijas, presidieron un desfile al que asistía todo el Gobierno -excepto el ministro de Economía, Luis de Guindos, de viaje en Washington-, las más altas autoridades del Estado y los líderes de los principales partidos menos el de Podemos, Pablo Iglesias, que delegó la representación de su formación en su portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra, y la diputada morada miembro de la Mesa de la Cámara Baja, Gloria Elizo.
En la tribuna de invitados y autoridades se pudo ver a los políticos compartiendo conversación antes de que llegaran Felipe VI y Letizia y después del desfile, empañado por la trágica muerte de uno de los pilotos que participaron en la exhibición aérea. Era el caso del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, o del corrillo en que participaba el expresidente Felipe González, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y los presidentes de Asturias, Javier Fernández; de Aragón, Javier Lambán, o de de Andalucía, Susana Díaz.
La respuesta de los ciudadanos fue masiva, respondiendo con "vivas" a España, al Rey e incluso al presidente del Gobierno, e incluso algún cántico pidiendo prisión para el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El catalán, el presidente de Euskadi, Iñigo Urkullu, y la navarra Uxue Barkos son los únicos presidentes autonómicos que no asistieron al desfile.
La bandera nacional estuvo muy presente tanto entre los ciudadanos congregados en los laterales de la Castellana como en numerosas ventanas y balcones del paseo. También era el motivo del bolso elegido por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien el año pasado ya se resguardó de la lluvia con un paraguas también de la bandera.
En el contexto de la crisis independentista, la unidad motora de la Policía Nacional, que participaba por primera vez en este desfile, era una de las más aplaudidas. También se llevaba gran parte del protagonismo la Guardia Civil y, como es habitual, la unidad de la Legión acompañada por su tradicional mascota, una cabra de nombre "Rocco". La parada militar duró casi una hora y media durante la que desfilaron casi 4.000 militares y 78 aeronaves, una de ellas el Eurofighter accidentado cerca de la base de Los Llanos (Albacete) cuando regresaba del desfile.

entusiasmo ciudadano
Entre los ciudadanos presentes en el desfile se podía sentir el entusiasmo ante la presensia de la Familia Real y el paso de las distintas unidades del Ejército.
Uno de esos ciudadanos, Carmen, no había asistido nunca al desfile y destacaba que, a pesar de no ver casi nada por la multitud de personas que se acercaron al acto, "había que estar para demostrar la unidad de España ante cualquier ataque".  "Yo vivía en Cataluña  y me siento muy solidarizado con los que están allí y quieren seguir siendo españoles, ahora sí puedo hablar", decía otro de los asistentes, subido en un banco para poder ver a las tropas y con una gran bandera española atada al cuello a modo de capa.
"¡Viva la Guardia Civil!", "¡viva el Rey!" y "¡por Cataluña y por España!", eran tres de las consignas más coreadas durante el desfile, y no faltaban los aplausos espontáneos mientras pasaban los acorazados, carros de combate, blindados, aviones y helicópteros. Una de las novedades del desfile, para muchos de los presentes la principal de este año, era que por primera vez desde hace 30 años, participaba la Policía Nacional. "¡Viva la policía de todos!", gritaban los espectadores a su paso tras su polémica intervención en Cataluña.n