ELECCIONES A LA VISTA

Así llegan los partidos a la cita

El panorama es de gran incertidumbre, teniendo en cuenta que más del 45% de los votantes se confiesa aún "indeciso"

Así llegan los partidos a la cita

El panorama al que se enfrentan los partidos en las próximas elecciones generales es de una gran incertidumbre, sobre todo si se tiene en cuenta que en la última encuesta del CIS del mes de enero el 45,3% de los españoles reconocía que no sabía todavía a quién va a votar. 
En un escenario de alta volatilidad, con la irrupción de Vox en el tablero político y la fuerza que pueden ganar las alianzas en la derecha frente a la eterna división de la izquierda, los partidos activan ya su maquinaria electoral y todos dicen que están preparados.
 

El PP está en precampaña desde que cerró su renovación en la convención nacional de finales de enero, pero a partir de hoy mismo pondrá en marcha una "maquinaria imparable" para una campaña "en positivo" en la que, sin embargo, seguirán arreciando las críticas contra el Gobierno socialista y sus socios.
Lo que no hará el líder del PP, Pablo Casado, es atacar a Ciudadanos y Vox, sus posibles socios de Gobierno, ni hablar de cuestiones como el aborto o la exhumación de Franco porque no quiere entrar en estos temas espinosos, que considera "señuelos" de la izquierda.
Este lunes Casado reúne a la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano entre congresos, cuyo último encuentro fue en septiembre en Barcelona. Cataluña y la unidad de España, junto la política económica, serán los dos "vectores" de la campaña del PP, que se presentará como una "fuerza tranquila moderada". 
Y, por lo que respecta al propio  Casado, poco va a variar su agenda prevista y trepidante, en la que ya estaban incluidos 50 actos hasta abril. Solo siente el líder del PP que "a muchos españoles" la campaña electoral les vaya a estropear la Semana Santa.
 

En el PSOE, con la tarjeta de presentación de sus ocho meses de Gobierno y el reclamo de un presupuesto social que no ha podido ver la luz, Pedro Sánchez aspira a movilizar al electorado progresista y a aglutinar el voto de un amplio espectro que va desde el centro izquierda a la izquierda.
El golpe de efecto de convocar las elecciones el 28 de abril, dos días después de que el PP y Cs y los independentistas catalanes tumbaran su proyecto presupuestario, le ha devuelto la iniciativa que la derecha le arrebató con la manifestación del domingo en Colón.
La "foto de la plaza de Colón", como dijo él mismo ayer por la mañana en su comparecencia en Moncloa, le servirá para alertar del riesgo de un Gobierno en España de la mano de la ultraderecha, mientras que el decisivo voto de los independentistas catalanes contra los presupuestos deja sin argumentos a los que han acusado de ceder ante ellos.
Además, el examen electoral al que un mes después se someterán los alcaldes y presidentes autonómicos del partido llevará hasta a los socialistas más críticos con Sánchez a volcarse con él para que su victoria abra un nuevo ciclo político en España.

Para Podemos esta va a ser la primera campaña que no dirigirá Íñigo Errejón, después de bajarse del barco para subirse al de Carmena en las autonómicas Madrid.
Con su candidato, Pablo Iglesias, ya ratificado en primarias por los militantes y de permiso de paternidad hasta finales de marzo y la incertidumbre de hasta donde puede desgastarles su mayor crisis interna, en Podemos dicen que afrontan estos comicios "preparados" y que salen a ganar junto a las fuerzas "hermanas" del espacio del cambio, como IU y Equo. Las encuestas les auguran poco más de un 15 % de los votos, y son conscientes también de que no podrán gobernar si no es con el PSOE, por lo que tendrán que afinar las críticas a los socialistas si no quieren frustrar los futuros pactos.
Lo que ya advierten a Pedro Sánchez es que no apoyarán un Gobierno con Cs, por si esa es la opción que tiene el candidato del PSOE en su cabeza.
 

Ciudadanos ha celebrado que la convocatoria de elecciones sea el 28 de abril y asegura que están preparados desde hace meses porque llevan desde el 24 de mayo exigiendo elecciones.
La maquinaria la tienen engrasada, según afirman fuentes de Cs, y ya desde este fin de semana se van a poner manos a la obra para planificar toda la organización de la campaña que, en esa ocasión, logísticamente será más fácil para Albert Rivera puesto que ya vive en Madrid.
No obstante, el partido naranja se ve obligado a convocar las primarias a marchas forzadas para elegir a su candidato a la Presidencia -Albert Rivera- cuando aún ni siquiera han cerrado la fecha de las primarias para las autonómicas y municipales. 
Será el lunes cuando la Ejecutiva apruebe probablemente las fechas de estas votaciones internas, que, en el caso de Rivera, suponen un mero trámite.
 

En Vox, y animado por sus resultados en las autonómicas andaluzas y algunas encuestas que le otorgan hasta 20 escaños en el Congreso, su presidente Santiago Abascal, se ve ante la oportunidad de confirmar el próximo 28 de abril su intención de entrada en el Parlamento nacional y con deseos de "reconquistar" el futuro de España.
La foto del pasado domingo en la plaza de Colón de Madrid, con el líder del PP, Pablo Casado, y el de Cs, Albert Rivera, ha disparado el imaginario de los probables pactos entre las fuerzas de derechas, y ahí habrá que ver qué papel juega Vox, que parece convencido de tener en su mano la llave de la gobernabilidad. "Juntos haremos historia", ha dicho Abascal, y su partido está en ello.