DÍA DE LA FIESTA NACIONAL

La defensa de la unidad de España marca la Fiesta Nacional en plena crisis catalana

La defensa de la unidad de España frente al desafío independentista catalán ha sido muy perceptible entre los miles de espectadores del desfile del día de la Fiesta Nacional, que han coincidido en que este año "había más razones para venir y lucir la bandera", y junto a la española ha podido verse alguna señera.

 

Cientos de personas asisten al desfile del Día de la Fiesta Nacional
Cientos de personas asisten al desfile del Día de la Fiesta Nacional
La defensa de la unidad de España marca la Fiesta Nacional en plena crisis catalana

La defensa de la unidad de España frente al desafío independentista catalán ha sido muy perceptible entre los miles de espectadores del desfile del día de la Fiesta Nacional, que han coincidido en que este año "había más razones para venir y lucir la bandera", y junto a la española ha podido verse alguna señera.

Pasadas las 11 horas, se ha iniciado el acto al que asiste el Gobierno en pleno, encabezado por Mariano Rajoy -salvo el ministro de Economía, Luis de Guindos, que se encuentra en Washington-, las más altas autoridades del Estado y la mayoría de líderes políticos.

Junto a Felipe VI, con el uniforme de capitán general del Ejército del Aire, y doña Letizia, con vestido de chaqueta y falda en tonos grises, se han situado sus hijas la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Los cientos de personas presentes en el recorrido han aplaudido el paso del Rolls Royce que trasladaba a los Reyes a la tribuna principal y se han escuchados vivas al Rey, a la Monarquía y a España, así como "Puigdemont a prisión".



El acto consiste en un homenaje a los caídos y un desfile terrestre y aéreo por el paseo de la Castellana, en el que participan unos 3.900 efectivos, entre militares de los tres Ejércitos, guardias civiles, policías y Guardia Real.

En la tribuna de autoridades políticas se han sentado dirigentes políticos como el socialista Pedro Sánchez y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

También asisten todos los presidentes autonómicos, salvo los de Cataluña, Carles Puigdemont, del País Vasco, Iñigo Urkullu, y de Navarra, Uxue Barkos, que tradicionalmente no acuden.

Tras izarse la bandera bajada por un paracaidista y de que el Rey haya pasado revista a las tropas, ha comenzado el homenaje a los caídos, que en esta ocasión está dedicado al recuerdo de las víctimas de los atentados yihadistas de Cataluña.

Los fallecidos han estado representados en la ofrenda floral por los embajadores de sus países de origen: Argentina, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Italia, Portugal, Reino Unido y Australia.

La Guardia Real durante el desfile del Día de la Fiesta Nacional

A continuación se ha iniciado el desfile aéreo, al que seguirá el terrestre, que cuenta este año con la novedad de la participación de la Policía Nacional por primera vez desde hace más de 30 años.

Cientos de personas, con banderas de España, llenaban desde casi dos horas antes de comenzar el desfile el paseo de la Castellana, entre la plaza de Cuzco y la calle Raimundo Fernández Villaverde, con una distancia de 1,8 kilómetros.

El Ministerio de Defensa ha organizado este año la conmemoración de la Fiesta Nacional más de 120 actos por toda España, bajo el lema "orgullosos de ser españoles".

La defensa de la unidad de España frente al desafío independentista catalán ha sido muy perceptible entre los miles de espectadores del desfile del día de la Fiesta Nacional, que han coincidido en que este año "había más razones para venir y lucir la bandera", y junto a la española ha podido verse alguna señera.

Carmen no había venido al desfile nunca y ha destacado a EFE que, a pesar de no ver casi nada por la gran multitud de personas que se han acercado al acto, "había que estar para demostrar la unidad de España ante cualquier ataque".

"Yo vivía en Cataluña y me siento muy solidarizado con los que están allí y quieren seguir siendo españoles, ahora sí puedo hablar", ha dicho un asistente, subido en un banco para poder ver a las tropas y con una gran bandera española atada al cuello a modo de capa.

Desde bien temprano algunas personas han hecho guardia para coger la primera fila en la Plaza de Lima y desde el primer momento han sido muy visibles las banderas de España entre los espectadores, a las que se han unido algunas señeras.

A diferencia del año pasado que llovió sin cesar, en esta ocasión el sol ha lucido sin descanso y prueba de ello ha sido el ver a la Reina Letizia con un abanico para poder zafarse del calor.

"¡Hala, mira los tanques!", ha dicho Javier, un niño de 7 años que ha acudido al desfile con sus padres. Ha sido uno de los pocos privilegiados que ha podido verlos bien, porque mucha gente ha recurrido a subirse a bancos, banquetas, escaleras y incluso a los propios árboles que se alinean en el Paseo de la Castellana.

Y es que este año el recorrido ha cambiado: el eje principal del desfile se ha situado entre la Plaza de Cuzco y la calle Raimundo Fernández Villaverde, con la Plaza de Lima como lugar para el palco de autoridades, con los Reyes presidiendo el acto.

Una señora reconocía que "se ve mejor por la tele" pero que creía que este año había más gente.

No se ha perdido nunca el desfile porque "es precioso", ha manifestado, para, segundos más tarde, gritar a los tanques que desfilaban: "¡Viva nuestro ejército español!".

"¡Viva la Guardia Civil!", "¡viva el Rey!" y "¡por Cataluña y por España!", han sido tres de las consignas más coreadas durante el desfile, y no han faltado aplausos espontáneos mientras pasaban los acorazados, carros de combate, blindados, aviones y helicópteros.

Otra de las novedades del desfile, para algunos la principal de este año, ha sido que por primera vez desde hace treinta años, ha participado la Policía Nacional. "¡Viva la policía de todos!", han gritado algunos espectadores a su paso.

Además, también se ha podido ver a la cabra de la legión, que siempre causa sensación en este acto; este año ha desfilado Rocco, cuya abuela trajo la Legión de una misión en Kosovo.

También por primera vez han desfilado entre aplausos el servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid (SUMMA 112), los Tercios de Flandes por el 450 aniversario y la bandera del Líbano, en agradecimiento al Ejército libanés, que puso una bandera española por las víctimas de los atentados yihadistas de Cataluña.

Han sido espectadores del esta celebración algunos turistas, que han inmortalizado a las tropas con numerosas fotografías. "Venimos a pasarlo bien", ha dicho una joven paraguaya, que ha venido a conocer España con cuatro amigas.

Cuando los Reyes han abandonado el lugar en un Rolls-Royce, desde el que han saludado al numeroso público que se ha acercado este año, se ha puesto fin a un desfile que llevaba como lema "Orgullosos de ser españoles".