ECONOMÍA

La viguesa Revertia, premio por su emprendimiento verde

Gestiona residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y buena parte tienen una segunda vida

Alejandro Lajo es el CEO de la firma viguesa Revertia.
Alejandro Lajo es el CEO de la firma viguesa Revertia.
La viguesa Revertia, premio por su emprendimiento verde

nnn La organización internacional “Ecopreneurs for the Climate” acaba de reconocer el trabajo de la firma viguesa Revertia con su premio anual, en la categoría de emprendimiento verde, por su contribución a la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera. Revertia es una empresa gestora de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y su valor diferencial está en la reutilización de los equipos que recogen, porque muchos de ellos tienen una segunda vida, con lo que se evita la generación de residuo, se reduce la extracción de recursos naturales, así como la emisión de gases de efecto invernadero. Finalmente se obtiene un aparato reutilizado con todas las garantías para la venta en mercado de segunda mano o donación a proyectos sociales a nombre del cliente.
El proyecto es tan diferente que la empresa ha sido la única gallega seleccionada por la Comisión Europea en España para participar en una jornada sobre nuevos modelos de negocio y economía circular.
"Desde el principio quisimos diferenciarnos aportando un valor adicional a nuestros clientes por su apuesta por la reutilización", explica el CEO de Revertia, Alejandro Lajo. Así que han diseñado un indicador del impacto ambiental que tiene la reutilización de un equipo informático frente a la adquisición de uno nuevo.
Los inicios fueron complicados, precisa Alejandro Lajo, por la crisis y la complejidad de obtener permisos para esta actividad. Tras cinco años han pasado de gestionar 20 toneladas de residuos en 2011 a recibir 140 en 2015, un 27% más que el ejercicio anterior, y abrir un nuevo centro de tratamiento en Madrid, que se suma a la nave de As Gándaras, en Porriño.
"Nuestra apuesta es la reutilización como la mejor de las opciones de tratamiento de los residuos después de la prevención y antes que el reciclaje", subraya el CEO. Así, de las 140 toneladas gestionadas en 2015 consiguieron reutilizar 24, un 17%, los monitores son los productos que más se han podido reutilizar (63%), seguidos de las CPU y portátiles (45%).
Sus clientes son entidades tanto públicas como privadas que quieren deshacerse de aparatos que no van a usar. La salida que dan a los equipos recuperados son, por un lado la donación a proyectos sociales en nombre del cliente y, por otro, la venta en el mercado de segunda mano para lo que han creado una plataforma de venta on line re-boots.com.
Además, Revertia desarrolla una herramienta para el cálculo de la huella de carbono de equipos informáticos reutilizados y, en términos generales, están consiguiendo un ahorro de 191 kilos de CO2 frente a la adquisición de equipamiento informático nuevo. 
Alejandro Lajo explica que "durante el 2015 conseguimos evitar emitir a la atmósfera 250 toneladas de CO2, que traducido a un indicador más fácilmente comprensible se correspondería con el CO2 que absorben 240 robles en un año o las toneladas que emite un turismo normal si recorriese un millón y medio de kilómetros", precisa. 
La empresa presta servicio en todo el territorio de España y Portugal, a través de una empresa colaboradora. 
Pero además dispone de un plan de internacionalización con diagnóstico favorable del Igape. "Nos acabamos de presentar a una línea de ayudas de apoyo a la I+D+i en el marco del programa europeo de cooperación Eureka con socios chilenos que aún está en fase de estudio de propuestas", explica Alejandro Lajo.
Revertia cuenta con 6 empleados y una facturación en 2015, que es el último ejercicio cerrado, de 90.000 euros. n