ECONOMÍA

Ryanair pide diálogo tras una huelga con 400 cancelaciones

La compañía aérea irlandesa suspendió más de 70 vuelos con su origen o destino en España

Usuarios de Ryanair, delante del mostrador de la compañía en el aeropuerto del Prat en Barcelona.
Usuarios de Ryanair, delante del mostrador de la compañía en el aeropuerto del Prat en Barcelona.
Ryanair pide diálogo tras una huelga con 400 cancelaciones

La primera gran huelga de pilotos en la historia de Ryanair provocó la cancelación de casi 400 vuelos en varios países europeos y trastornos a unos 55.000 pasajeros de la aerolínea irlandesa, que, a pesar de calificarla de "injustificable", propone un diálogo a los sindicatos.
A pesar de que España no era uno de los países directamente implicados, los vuelos en territorio español se vieron afectados. La empresa no desglosó las cifras en el caso español, pero fueron al menos 76 los vuelos anulados con origen o destino España, lo que afectó a cerca de 14.000 viajeros, según cálculos de los sindicatos irlandeses.
Para ellos, el impacto del parón de 24 horas convocado por grupos de pilotos en Irlanda, Suecia, Bélgica, Alemania y Holanda fue grande y sitúan el número de clientes afectados en unos 67.000, algunos de los cuales deberán, además, recibir compensaciones económicas por las suspensiones.
A ésos se añaden los miles de usuarios perjudicados por la huelga organizada por los tripulantes de cabina (TCP) el pasado mes en España, Portugal, Italia y Bélgica, que llevó a Ryanair a cancelar más de 600 vuelos durante dos días de movilizaciones.
Desde el pasado 12 de julio, también la Asociación de Pilotos Irlandeses de Aerolíneas (Ialpa), que agrupa a un centenar de profesionales contratados directamente por Ryanair (el 25% de la plantilla de este colectivo en este país), efectuó cinco paros, incluido el de ayer, si bien la aerolínea calificó su protesta de "caso aislado".
De momento, la presión ejercida por las movilizaciones permitió que Ialpa vuelva a la mesa de negociación el próximo lunes, después de aceptar una propuesta de Ryanair para que un mediador independiente modere este proceso, tal y como venían reclamando los pilotos desde hace meses.