ECONOMÍA

Rías Baixas inicia la vendimia este lunes con un 10% menos de uva

El tiempo inestable causó una floración tardía aunque la ola de calor de agosto favoreció el crecimiento de la uva

El emparrado obliga a que la vendimia sea totalmente manual frente a otras zonas vitinícolas.
El emparrado obliga a que la vendimia sea totalmente manual frente a otras zonas vitinícolas.
Rías Baixas inicia la vendimia este lunes con un 10% menos de uva

Las bodegas de la Denominación de Origen Rías Baixas inician a partir del lunes la vendimia correspondiente a la añada de 2018, que todo apunta a que será inferior, en un 10% de media, a la del año pasado en términos de recolección. 
"El momento óptimo lo establece cada bodega, se hace muestreado todos los días viendo la acidez y concentración de azúcares", destaca el director técnico de la DO, Agustín Lago. Este señala que este año "va con una semana de retraso porque la privamera fue muy fría" pero señala que la ola de calor de agosto "acortó" este retraso.
Lago recuerda que todos los años suelen comenzar primero la vendimia las bodegas ubicadas "en Condado, Rosal y Tomiño", zonas con mayor calor en verano. La bodega Santiago Ruiz anunció ayer que será la primera en cosechar la uva, este lunes . Paula Fandiño, enóloga de Mar de Frades, destaca que la previsión meteorológica para las próximas semanas es buena y “si las temperaturas se mantienen en torno a 28ºC de máximo, 16ºC de mínima y sin lluvias, la uva llegará en tiempo y forma excelente sobre el 17 de septiembre”.
Manuel Méndez, gerente de Veiga da Princesa, destaca que este fue "un año complicado" que obligó a los bodegeros a un trabajo intenso para vencer a los hongos. Destaca que "la calidad de la uva es buena" a pesar de que este año "la cantidad es un pelín inferior". Méndez maneja "el día 12 en mente" como inicio de la vendimia, aunque de momento se realizan los últimos muestreos.
El director técnico de la DO Rías Baixas, Agustín Lago, destaca que este año "hubo brotaciones inmensas" pero la humedad de la primavera ocasionó "mermas", a lo que se unió el problema de las plagas y una temperatura media más baja de lo habitual. Con todo, desde la DO Rías Baixas esperan que se superen los 30 millones de kilos de uvas que se transformarán entre 35 y 36 millones de litros de vino de las diferentes variedades.

Dificultad para encontrar trabajadores

La vendimia de este 2018 no se caracterizará solo por una producción un poco más baja que la del año pasado, si no también por las dificultades qpara encontrar personal para recolectar la uva.
"Es un comentario común entre la gente del sector, tanto los que hacen contratación directa como a través de ETT ya el año pasado tuvieron dificultades pero ahora no podemos encontrar gente", señala Antonio Ruiloba, socio de Bodegas La Val.
Para Ruiloba hay varias motivos. "Los universitarios que cogían este empleo para ganar un dinero extra este año no pudieron venir porque se retrasó la vendimia" pero también destaca que "el paro ha bajado" y hay menos gente atenta "a estos trabajos temporales". Ruiloba también pide reflexionar porque en Galicia no sucede como en otras regiones "en las que hay flujos migratorios para trabajar en la vendimia".
Para trabajar en la vendimia "solo hay que llamar a las bodega y preguntar, no se necesita experiencia, solo la tijera de podar y unas gafas de protección", aclara Ruiloba.
Manuel Méndez de Veiga da Princesa también confirma los problemas para encontrar personal. "Con la recuperación económica este problema es una realidad" aunque también lo achaca al problema con el abandono en el medio rural.n