ECONOMÍA

Los recursos al auto de Pescanova retrasarán el juicio hasta 2019

La acusación particular recurrirá la pieza separada porque cree que el dinero de Andorra salió de la compañía

Manuel Fernández Sousa-Faro en una de las últimas juntas de accionistas.
Manuel Fernández Sousa-Faro en una de las últimas juntas de accionistas.
Los recursos al auto de Pescanova retrasarán el juicio hasta 2019

nnn Cinco años después de la caída de Pescanova, el juez de instrucción de la Audiencia Nacional, José de la Mata, hizo públicas el lunes sus conclusiones, y aunque el juicio debía celebrarse a más tardar tras el verano, lo cierto es que no se celebrará al menos hasta finales del 2018, en el mejor de los casos, o principios del 2019.
Según explica Joaquín Yvancos, abogado que representa a la acusación particular, "tanto las diferentes defensas como nosotros vamos a recurrir el auto, por lo que el proceso se retrasará 4 o 5 meses más". Es un peaje que la acusación particular está dispuesta a pagar, tras esperar cinco años desde que se declarase el concurso de acreedores de la compañía gallega "y que no se haya cumplido ningún plazo" en los juzgados.
En el caso de este despacho de abogados, que agrupa a los afectados -en su mayoría pequeños inversores-, no concuerdan con De la Mata en que proceda a abrir una pieza separada sobre las cuentas de la familia Sousa en bancos de Portugal, Andorra y Hong Kong. También quieren que sea imputado en la causa y declare el otro hijo de Sousa, Ignacio Fernández, que abrió cuentas en Andorra.
La argumentación de Joaquín Yvancos, que deberá remitir a la Audiencia Nacional en los próximos 30 días según reza el auto, es que los cinco millones de euros que mueve la familia Sousa en diversas cuentas bancarias "procede de su única fuente de ingresos, Pescanova" y que debe localizarse el origen del dinero "porque no puede surgir por generación espontánea". Yvancos cree que con esta "jugarreta" Hacienda se vería beneficiada en caso de que fuesen juzgados por delito fiscal tanto Fernández Sousa como su mujer, Andrade. "Le quieren sustraer 5 millones de euros a los acreedores, Hacienda que se ponga a la cola", resume el abogado.
El Ministerio Fiscal cuenta con 30 días para presentar el escrito de acusación y, una vez entregados los recursos de defensas y acusación particular, la Audiencia Nacional deberá dar respuesta en un mes. Pasado ese plazo, Joaquín Yvancos da por supuesto que las partes apelarán por lo que se retrasará otros dos o tres meses más. Llegados este punto se dictará auto de apertura de juicio oral y se nombrarán los vocales y el ponente y se designará sala. En total, serán unos cuatro meses más de los previstos que deberán esperar los inversores y acreedores para poder ver a Manuel Fernández Sousa-Faro y la excúpula de Pescanova ante el juez.
El juez José de la Mata atribuye al expresidente de Pescanova, Manuel Fernández Sousa-Faro, ocho delitos: falseamiento de cuentas anuales, falseamiento de información económica y financiera, estafa, alzamiento de bienes o blanqueo de capitales, insolvencia punible, falsedad en documento mercantil, uso de información relevante e impedimento de la actuación del organismo superior.
Alfonso Paz Andrade deberá responder por falseamiento de cuentas e información económica, insolvencia punible y uso de información relevante; y para el conjunto de la excúpula, De la Mata ve indicios de cinco delitos falseamiento de cuentas e información económica, estafa por presentación de facturas falsas, falsedad en documento mercantil e insolvencia punible.n