ECONOMÍA

PSA Vigo alcanzará su mayor pico productivo a partir del año 2020

El director de la factoría ve necesario aprovecharse del bajo coste de África para ser más competitivos en Vigo

El impacto de las nuevas furgonetas tendrá un efecto multiplicador en la economía viguesa, al mejorar el empleo en la industria auxiliar y las exportaciones a terceros países.
El impacto de las nuevas furgonetas tendrá un efecto multiplicador en la economía viguesa, al mejorar el empleo en la industria auxiliar y las exportaciones a terceros países.
PSA Vigo alcanzará su mayor pico productivo a partir del año 2020

 PSA Vigo está a un paso de entrar en la mayor fase productiva de su historia, coincidiendo con el 60 aniversario de su instalación en la ciudad. El próximo martes la dirección comunicará a los trabajadores la nueva organización industrial de la empresa para comenzar a ensamblar las nuevas furgonetas para las marcas Peugeot, Citroën y Opel, esta última por primera vez en la historia.
El director de la factoría de Vigo, Frédéric Puech, explica a preguntas de este diario que gracias a estas furgonetas más el todocamino del proyecto V20, "a partir de 2020 superaremos los 500.000 vehículos al año", cifra que se considera el límite productivo de la empresa.
"Si se confirman los volúmenes que esperamos, el sector gallego de automoción aumentará su facturación y creará más empleo, y más allá de los volúmenes, que son muy importante para las fábricas, la atribución de estos vehículos reafirma la confianza del grupo en la planta de Vigo, fruto de su buen trabajo y de su capacidad de mejora continua, y en sus suministradores", añade Puech.
La importancia de los dos lanzamientos es que se asegura el mantenimiento de la actividad en la factoría. Puech señala que se "asegura la actividad de la planta en los próximos años y que tendrá una repercusión positiva en el tejido de proveedores local". Estos nuevos lanzamientos "no habrían sido atribuidos a Vigo si no hubiésemos demostrado nuestra competitividad, y esa misma exigencia marcará nuestro futuro", tal y como destacó el presidente de PSA, Carlos Tavares, en su visita a la factoría viguesa la semana pasada.
El presidente del comité de empresa, del sindicato mayoritario SIT, Antonio Rodríguez, recuerda que los dos proyectos "garantizan el futuro de la planta" y mostró el "compromiso de los trabajadores" por sacar adelante los nuevos modelos. La delegada de la UGT en PSA, Ana Belén Valiño, señala que los modelos garantizan trabajo "hasta el 2027" y traerán consigo "un volumen de contratación importante" y recuerda que la de Vigo es la única factoría del grupo que mantiene el sistema biflujo de producción (dos líneas simultáneas).
Santiago García, representante de CC OO, destaca también como "gran noticia" los 10 años más de sistema biflujo porque garantizan "el futuro de la planta y la industria auxiliar".
El director de PSA Vigo también fundamental avanzar en el desarrollo del concepto de fábrica 4.0, que se caracterizará por una mayor robotización y digitalización. "Es esencial para mantener nuestra competitividad, mejorando toda la cadena de valor, porque sabemos que en costes laborales nunca podremos competir con países como Marruecos o Argelia, que irrumpen en el sector aprovechando sus oportunidades". Sobre estos países destaca que "la capacidad de abastecernos de determinados componentes a bajo coste -también los proveedores- y la mejora permanente con la que afrontamos la competencia, tanto el fabricante como los proveedores, debe reforzar nuestra eficiencia".
Sobre el empleo, "el año próximo, con el comienzo de producción de los comerciales ligeros, prevemos un aumento de empleo en el sector por encima de las 1.500 personas" aunque opina que "dar cifras de cara al futuro es algo aventurado".

Crítica sindical


Desde CC OO, Santiago García considera que es el momento de "recuperar" el esfuerzo realizado para asumir los modelos. Entre sus reivindicaciones, la conversión de contratos eventuales a fijos -llevan bloqueados desde el año 2011- o aumentar el número de personas que trabajan a tiempo completo. Todo ello lo debatirán los sindicatos en la negociación del próximo convenio colectivo, a partir del año 2019. Desde la CUT, Víctor Mariño explica que están expectantes ante las próximas reuniones "para ver si traen más flexibilidad y más carga de trabajo".
El próximo año, los sindicatos se enfrentarán en las urnas para renovar el comité de empresa.