ECONOMÍA

La ministra de Economía considera indispensable subir ya los impuestos

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha opinado hoy que el crecimiento económico no va a permitir bajar el déficit en la misma medida que en el pasado y que es necesario un ajuste estructural mediante subidas de impuestos, porque el margen para recortar el gasto es muy limitado.

La ministra de Economía considera indispensable subir ya los impuestos

"Nosotros creemos que no es sostenible pensar que el déficit público se va a corregir solo, simplemente surfeando sobre la coyuntura económica", ha dicho la ministra a los periodistas al término de una conferencia en la Universidad de A Coruña.

"Por eso hay que tomar medidas de ajuste estructural y, en concreto, lo que tenemos que ver es subir los ingresos del sector público, puesto que el margen de acción que tenemos para recortar aún más los gastos en educación y en sanidad es muy limitado en nuestro país", ha agregado.

Por ello ha reclamado adaptar el sistema fiscal al contexto actual "teniendo en cuenta la actividad de las grandes plataformas digitales" y con la creación de "impuestos sobre las transacciones financieras".

La ministra de Economía ha dicho que aspira a establecer un "sistema fiscal adecuado a la realidad del siglo XXI y más justo".

Calviño ha detallado que el Gobierno central prepara un borrador del plan presupuestario que pretende enviar a Bruselas "antes del 15 de octubre" para explicar sus objetivos ante las autoridades de la Unión Europea.

"Estamos, en paralelo, con las negociaciones políticas para terminar de cerrar las líneas generales de ese presupuesto y en la preparación del cuadro macroeconómico que tiene que acompañar a las previsiones", ha comentado.

Serán "unos presupuestos que conjuguen la estabilidad presupuestaria, la reducción del déficit público, el ajuste estructural con políticas sociales que consigan atajar el gran problema de la desigualdad", ha proseguido.

Sobre la reforma laboral, Calviño ha situado en la "precariedad" el origen de "uno de los desequilibrios más importantes" que sufre España.

"Lo que hemos visto en estos años es que se ha creado empleo, pero lo que ha habido es una altísima rotación de los contratos y un abuso o un uso excesivo de la contratación temporal y a tiempo parcial", ha expresado.

Por eso, ha abogado por "intentar establecer un marco que favorezca la contratación indefinida, la estabilidad en el empleo, porque es bueno para que los ciudadanos puedan tomar sus decisiones en un marco de estabilidad y, además, se crean incentivos para invertir en la formación y el capital humano, que es la clave de crecimiento en el futuro", ha proseguido.

Calviño ha comentado sus ambiciones tras la conferencia titulada "Resiliencia de la economía española en un contexto de desaceleración global" en la facultad de Economía y Empresa de la Universidad de A Coruña, donde ha sido presentada por el expresidente de la Xunta Fernando González Laxe. 

En la conferencia, la ministra ha explicado que España afronta problemas a corto plazo como la elevada tasa de paro o de la deuda, y otros a largo plazo, como el proceso de cambio climático o la crisis demográfica, para los que plantea diversas posibilidades.

"Las medidas que podamos tomar no tienen un impacto de la noche a la mañana, tendremos que ir actuando desde distintas perspectivas y adoptando distintas reformas para poner las bases de ese crecimiento sostenible desde un punto de vista económico y financiero, pero también desde un punto de vista medioambiental y, sobre todo, sostenible desde un punto de vista social", ha subrayado.

"Sin sostenibilidad social no puede haber sostenibilidad económica de medio o largo plazo", ha declarado la ministra.

Tras la conferencia y una visita al Ayuntamiento y a la Diputación de A Coruña, Calviño ha clausurado la jornada titulada "La agenda digital y su repercusión en Galicia", organizada por la financiera Abanca y el periódico La Voz de Galicia en la sede de este diario 

Durante esta intervención ha dicho que uno de los retos actuales es la evolución digital, sobre la que sostiene que "adaptarse no es una opción, es una obligación", por lo que aboga por reformas educativas y formativas.

Calviño ha expresado su esperanza de que los jóvenes estén "preparados" para "aprovechar oportunidades" y "que nadie quede atrás de la revolución de la transformación digital", ha concluido.