CONSTANTINO FERNÁNDEZ PRESIDENTE DE ALTIA CONSULTORES Y DEL DEPORTIVO DE LA CORUÑA

“Hemos pasado de jugar en el equipo del barrio a la champions, sin olvidar los orígenes”

nnn Constantino Fernández Pico -prefiere que le llamen Tino- pasó ayer por el Círculo de Empresarios de Galicia en Vigo para hablar sobre el grupo tecnológico que preside, Altia, y hacia dónde avanza el sector.

Constantino Fernández, ayer en el Círculo de Empresarios en Vigo.
Constantino Fernández, ayer en el Círculo de Empresarios en Vigo.
“Hemos pasado de jugar en el equipo del barrio a la champions, sin olvidar los orígenes”

La consultora nació hace 25 años cuando aún no había páginas web, ni correo electrónico ni teléfono móvil. Hoy emplea a un millar de personas y cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde es una de las 15 empresas con mayor volumen de contratación.

Me remito al título de la charla-coloquio en Vigo. “Altia desde 1994. ¿Y ahora qué?"
Eso es lo que nos preguntamos todos porque estamos ante un sector tremendamente cambiante con nuevas tecnologías que están por llegar. Me atrevería a decir que es el que más cambios experimenta y en los que es más difícil de saber por dónde pasa su futuro porque si damos marcha atrás y vemos en estos últimos 25 años, prácticamente no había nacido y ha pasado todo. 
¿Y cuáles son esas tecnologías que van a venir? 
No lo sé, pero las que están llegando  son muchas relacionadas con la movilidad, la explotación masiva de datos, la inteligencia artificial y robótica y el desarrollo de aplicaciones. 
Altia cumple 25 años. ¿Cómo recuerda los inicios?
La idea surgió en un momento en el que las tecnologías de la información y la comunicación estaban en un momento incipiente. No había páginas web, ni móviles ni correo electrónico. Éramos un grupo de gente joven, te lo piensas menos, no tienes tantos compromisos familiares y nos lanzamos a la aventura porque veíamos la oportunidad en un mundo que venía. 
Y acertaron.
Acertamos sí, igual no era tan difícil pero apostamos por este proyecto en un momento de incertidumbre con mucha ilusión. 
¿Con qué proyectos empezaron?
En 1996 colaboramos en la puesta en marcha de la primera página web de la Xunta. En 1994 empezamos a trabajar con la Dirección General de Organización y Sistemas Informáticos, la actual Amtega, que hoy sigue siendo uno de nuestros principales clientes de los más de 500 que tenemos. 
De tres trabajadores a un millar. ¿Cómo se hace?
Poco a poco y con mucho trabajo, pero lo hemos hecho a lo largo de muchos años. Hemos pasado de jugar en un equipo de barrio a la Champions sin olvidar nuestros orígenes y crecimos apostando por la innovación, las nuevas tecnologías y la orientación al cliente. 
 Podíamos haber corrido más, pero preferimos hacer las cosas de manera segura y creo que aún hay recorrido pensando en los próximos 25 años.
¿Desde Galicia?
Por supuesto, porque es donde nacimos y empezamos pero hoy en día tenemos presencia en gran parte de España, también en Chile y una pequeña base en Bruselas. Nuestro objetivo es crecer y lo haremos donde estamos y en nuevos territorios, no nos ponemos límites. Como decimos los gallegos, crecer con sentidiño.
Altia lleva casi una década cotizando en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). ¿Cómo está resultando la experiencia?
Muy bien, es uno de los hitos del desarrollo de la empresa a lo largo de estos años. Fue algo que surgió de casualidad porque alguien nos habló del tema, no estábamos buscando una salida al mercado cotizado, pero lo vimos como una vía para crecer y nos fue muy bien. Si lo tuviera que volver a hacer no lo dudaría ya que la experiencia ha sido muy positiva teniendo en cuenta que salimos en 2010 en un momento de crisis.
¿Cómo percibe que está evolucionando la economía ahora?
Creo que es un momento de desafío continuo por muchas circunstancias. En la parte que me corresponde, las empresas están muy concienciadas de que la tecnología es el elemento más potente que tienen en sus manos ahora y están abordando proyectos muy interesantes. Hay dificultades a nivel global, estamos en un tiempo nuevo donde todo ocurre muy deprisa y hay que actualizarse, estar al día y adaptarse.
Subirse al tren tecnológico ya es una obligación.
Creo que a día de hoy nadie pone en duda de que hay que apostar por las tecnologías. Hay negocios que son cien por cien digitales y los más tradicionales como la banca o los seguros están viendo cómo aparecen nuevas iniciativas de base tecnológica y se adaptan o el caso del turismo, la logística o el comercio.
¿Cómo afrontan la escasez de profesionales que acusa el sector TIC?
Hay una nueva realidad y es que el talento es escaso, hay muchos proyectos y más que va a haber y esa es una de las líneas de actuación para nosotros, ser atractivos para el talento que se va a incorporar en el mercado laboral, captar a los mejores porque tendremos más posibilidades de éxito. Es una pregunta que nos hacemos muchas veces, cómo nos ven las generaciones que se han criado con el móvil en la mano y cómo ser atractivos para captar a los tecnólogos que se van incorporando al mercado. Hay una cierta escasez de personal  pero el llevar tantos años te da la perspectiva y tranquilidad de ver muchas cosas capeando muchos temporales. Seremos capaces de sacarlo con éxito.
¿Qué es más difícil, dirigir Altia o el Deportivo de la Coruña?
Son bastante diferentes. El fútbol es una empresa de sentimientos. Desde el punto e vista de proyectos, de empleo, de nóminas es más complicado Altia pero desde el punto de vista emocional y de gestión de incertidumbre hay un balón que se juega al aire libre. Hay una parte común porque ambas son empresas y el fútbol cada vez más, ya que supera el 1% del PIB en España y genera en torno a 130.000 empleos entre directos e indirectos, por lo que es una actividad económica de primer orden.