MAR

El escollo del Sahara marca el debate del acuerdo de pesca con Marruecos

Los ministros de Pesca dieron luz verde a la negociación y piden que se respete la sentencia del TUE

La mayor parte de la flota gallega que faena en Marruecos lo hace en aguas del Sáhara.
La mayor parte de la flota gallega que faena en Marruecos lo hace en aguas del Sáhara.
El escollo del Sahara marca el debate del acuerdo de pesca con Marruecos

n n n Los ministros de Pesca de la Unión Europea autorizaron ayer el inicio de las negociaciones para renovar el acuerdo de pesca con Marruecos teniendo en cuenta la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) que declaró que el mismo no puede incluir las aguas que pertenecen al Sahara Occidental.
Los Veintiocho ya dieron su visto bueno al inicio de las conversaciones, pero el fallo de la Justicia europea obligó a la Comisión Europea a modificar el mandato negociador que guiará las discusiones con Rabat. El acuerdo actual expira el próximo 14 de julio.
Según la interpretación de Bruselas, respaldada por los gobiernos del bloque comunitario, es legalmente posible incluir en el acuerdo las aguas del Sahara Occidental siempre que se cumplan algunas condiciones, como que se beneficie a la población local y que ésta sea consultada. Este territorio no es reconocido por ningún país como parte de Marruecos.
El protocolo de pesca entre la UE y Rabat entró en vigor en febrero de 2007 por un periodo de cuatro años y fue renovado en dos ocasiones, la última en 2013. Los gobiernos de la UE dieron la semana pasada "luz verde" a iniciar las negociaciones con Marruecos para renovar el acuerdo actual. El acuerdo vigente permite el acceso a aguas marroquíes a unas 120 embarcaciones comunitarias de once países de la UE y España es el Estado miembro más beneficiado.
A cambio, el bloque comunitario paga a Rabat 30 millones de euros al año: 16 millones por el acceso a las aguas y 14 millones para apoyar el sector pesquero marroquí. La flota comunitaria, además, aporta otros 10 millones. A su llegada a la reunión en Luxemburgo, la ministra de Agricultura y Pesca, Isabel García Tejerina, destacó que se trata de un acuerdo pesquero "tremendamente importante para la flota española" y "para las relaciones entre la UE y el Reino de Marruecos", al tiempo que garantizçp que el mandato "está adaptado a la sentencia" del TUE.
"Para el Gobierno es tremendamente importante dar continuidad a la vigencia de este acuerdo, que es muy importante para un sector muy importante de nuestros pescadores. Galicia, Andalucía y Canarias fundamentalmente. Trabajaremos y ayudaremos a la Comisión para que este acuerdo no se demore de tal manera que terminada la vigencia del actual tengamos un nuevo acuerdo en vigor", manifestó.
García Tejerina también advirtió en el encuentro de los peligros de no flexibilizar la normativa europea que prohibirá los descartes  en todos los caladeros a partir del 1 de enero de 2019. "España lleva tiempo recordándole a la CE que las soluciones propuestas hasta la fecha nos generan enorme inquietud y preocupación", señaló Tejerina. Si no se introducen alternativas a esta normativa, alguna actividad pesquera puede verse paralizada.n