“DEBERÍAMOS RECUPERAR LA CULTURA DEL AHORRO”

Dositeo Amoedo, delegado en Galicia de la EFPA y asesor financiero de familia

Dositeo Amoedo (Redondela, 1967) es el representante en Galicia de la EFPA, la European Financial Planning Association, asociación europea de asesoría y planificación financiera-patrimonial. Integrada en la red de España, la delegación gallega cuenta con 357 asociados.
Dositeo Amoedo, delegado en Galicia de la EFPA y asesor financiero de familia
Como asesor financiero familiar, Amoedo sostiene que “hace cuatro años nadie acudía a nosotros, ahora es buen momento para hacernos escuchar”. La asociación también defiende la profesión de asesor financiero como salida laboral y en colaboración con el Instituto Financiero de Barcelona organizarán este año un curso para obtener el título acreditativo.

Es una situación económica de crisis ¿Dónde está mejor nuestro dinero, en una cuenta corriente o invertido?
Primero hay que tener claro para qué sirve el dinero y en manos de quién está. El dinero que gana una familia se divide en ingresos, gastos de consumo y ahorro. Éste último no se debe gestionar en función de si estamos o no estamos en crisis, debe hacerse en función de las necesidades de las familias. Desde nuestro punto de vista, por deformación profesional, vemos el ahorro en cuatro cuadrantes: el de la liquidez, que es el dinero que necesita la familia día a día; el dinero a corto plazo, es decir inversiones de 2 a 5 años para un cambio de coche, estudios universitarios, etc., y que nunca se haría en bolsa; el medio plazo, inversiones de 5 a 10 años propias de una persona mayor que aprovecha las crisis para invertir; y un último cuadrante de inversiones a largo plazo, como un fondo de jubilación. Precisamente ahora mismo tenemos muchísimo trabajo con la planificación de la jubilación. Personalmente puedo decir que el primer trimestre de este año lo tengo bloqueado con servicios de asesoramiento para la jubilación. Es algo que preocupa a la gente.
Sin embargo, muchas familias tienen menos ingresos, y por lo tanto pueden ahorrar menos. ¿Se dedica al ahorro lo que sobra del día a día?
Eso es un tópico, resultado de la falta de cultura financiera de las familias. Actualmente hay informes a nivel europeo que sugieren la necesidad de que los asesores financieros cuenten con alguna actividad de formación en las enseñanza básica, con el objetivo de que la gente tenga claro que el tema del ahorro y la planificación financiera es fundamental. El dinero no sobra. Si una persona, una familia, gastara todo lo que gana, ¿cómo atendería a un imprevisto? Realmente es un planteamiento muy equivocado, de alto riesgo. Deberíamos recuperar la cultura de ahorro y la prudencia de nuestros mayores, para ellos el ahorro era más importante que el consumo. Convencer a mis clientes de que la inversión no es el dinero que sobra es mi gran lucha. A pesar de todo, el índice de ahorro se ha incrementado muchísimo en los últimos años, esto es normal. Siempre, si comparas los ciclos económicos con los de consumo, en los momentos de crisis es cuando más nivel hay de ahorro. Es un comportamiento humano.
No obstante, los gastos mensuales, las cuotas y restos de gastos de una familia dificultan muchas veces el ahorro.
Entiendo lo que quiere decir, pero debemos partir de una idea: invertir es una necesidad para que el dinero trabaje para ti. Si renuncias a gastarlo hoy, es para poder gastarlo en el día de mañana. Mucha gente no ha tomado una decisión acertada firmando una hipoteca que les ahoga mes a mes, es el mejor ejemplo de la falta de cultura financiera de la que hablaba antes. Vivimos en una sociedad donde se fomenta y se potencia el consumo con respecto a la calidad de vida y la prudencia.
Por lo tanto, es el momento de invertir.
Es mucho más rentable comprar cuando los precios están bajos, que cuando están altos, evidentemente. Si yo, por ejemplo, tengo que ahorrar para mi jubilación en un momento como el actual, invertir en un fondo de empresas a renta variable donde las empresas tienen un valor bajo, vas a ganar mucho más que si inviertes cuando el valor es alto. Por tanto, hay que aprovechar los momentos de crisis para comprar, si podemos el doble, porque la rentabilidad final también será mayor. Es un momento de grandísimas oportunidades. El problema es que las familias no tienen visión a largo plazo, no planifican y se quedan con los titulares de los periódicos. Les entra el miedo, y dejan el dinero en las cuentas de los bancos. Es justo lo contrario lo que hay que hacer. El dinero ahí se pone en manos del peor enemigo, la inflación.
¿Podría decirse que la mala planificación económica de muchas familias las ha llevado a una situación delicada en esta coyuntura económica?
Efectivamente, no ha habido una buena planificación o han carecido del asesoramiento necesario. Si muchas de estas familias hubieran contado con los servicios de un asesor financiero certificado, no habrían firmado una hipoteca que no podrían permitirse si los tipos de interés subieran. Me gustaría indicar que en Galicia trabajamos 342 asesores, para 1,1 millones de familias en la comunidad. La asociación se fundó en el año 2000 y la primera normativa ISO es de 2005. Es una profesión muy joven en Europa y España, cuando en Estados Unidos existe desde el crack de 29, y sobre todo después de la II Guerra Mundial. Allí tienen un colegio profesional de asesores financieros y universidades especializadas. Los asesores financieros están al alcance de todas las familias.