ECONOMÍA

La burocracia en Galicia frena la captación de más inversiones

Un informe del Idega destaca la huida de empresas al norte de Portugal, una zona con menos trabas

Ferro, Otero y Meixide, durante la presentación del informe del Idega en Santiago.
Ferro, Otero y Meixide, durante la presentación del informe del Idega en Santiago.
La burocracia en Galicia frena la captación de más inversiones

n n n La escasa agilidad para salvar los escollos que las distintas administraciones exigen a la hora de que una empresa se instale en Galicia impide que numerosas empresas, en su mayoría extranjeras, decidan instalarse en la comunidad autónoma. Así lo expuso ayer el director del Idega (Instituto de Estudos e Desenvolvemento de Galicia) de la Universidad de Santiago de Compostela, Alberto Meixide, en el transcurso de la presentación del informe "A Economía Galega. Informe 2017" que coordina.
Además, añadió que muchas de las inversiones del exterior que se realizan en la autonomía gallega se dirigen a la adquisición de empresas o firmas ya existentes, pero la implantación de nuevas compañías es escasa. El documento fue presentado, además de por el catedrático Alberto Meixide, por el director gerente de Afundación, Pedro Otero, y Manuel Ferro Novoa, gerente de Planificación y Estudios de Abanca.
Meixide indicó que son muchos los empresarios que echan en falta una mayor "agilidad" para resolver la densa burocracia a la hora de querer implantar su compañía en Galicia. Esta circunstancia, a su entender, "debería llevarnos a una cierta reflexión acerca de por dónde deberíamos mejorar".
Como ejemplo el catedrático se refirió al flujo de empresas que se trasladan al norte de Portugal, muchas del sector vinculado a la automoción, por encontrar allí menos trabas administrativas. A ello, en su opinión, se une el potencial que desde hace unos años ha ganado el aeropuerto Sá Carneiro de Oporto frente a los tres aeródromos gallegos, o una más efectiva política de suelo industrial, entre otros factores.

senda expansiva
El informe presentado ayer pone de manifiesto la senda expansiva registrada el año pasado, con un crecimiento del PIB del 3,1%, una cifra similar al estatal. Galicia fue en el último ejercicio la comunidad autónoma con un mayor crecimiento, con un PIB per cápita que avanzó cinco décimas con respecto a 2016, cerrando el ejercicio en los 22.497 euros. La demanda interna continuó siendo un motor fundamental del crecimiento en 2017, aportando 1,8 puntos porcentuales al PIB, siendo el consumo de los hogares el indicador con mejor resultado.
En el apartado de las exportaciones de bienes, la comunidad autónoma gallega registró un récord histórico, al aumentar un 8,5 % con respecto al ejercicio anterior, y también en las importaciones de mercancías, que se incrementaron un 10,5 %. Por parte de la oferta, y manteniendo la tendencia del año 2016, la construcción y la industria manufacturera fueron los sectores más dinámicos, alcanzando el segundo un 4,2 %; comercio, transporte y hostelería registraron un aumento del 6,3 %, mientras que el sector primario y la generación de energía fueron los de menor dinamismo en 2017. n