ECONOMÍA

Barreras suma un ferry este mes y dará trabajo a 1.200 personas

El astillero celebró el acto de colocación de quilla del crucero de lujo con la plana mayor de Ritz-Carlton

El equipo directivo de Ritz-Carlton brindando.
El equipo directivo de Ritz-Carlton brindando.
Barreras suma un ferry este mes y dará trabajo a 1.200 personas

 Barreras retoma el pulso. Tras seis años de importantes dificultades -quedó sin carga de trabajo cuatro años y pasó por un concurso de acreedores- el astillero vigués reclama su posición como la factoría naval privada más grande de España.
El anuncio en junio de la construcción de un crucero de lujo para la marca hotelera Ritz-Carlton fue el primer paso. El segundo lo dio ayer el presidente del astillero, José García Costas, que aseguró que "en los próximos días, con toda seguridad en el mes de enero, entrará en vigor un ferry", que todo apunta a que será de la naviera Armas. La construcción simultánea de estos dos buques crearía 1.200 empleos en el astillero, cifra que no se alcanza como mínimo desde hace nueve años.
Pero hay más. García Costas se mostró convencido de que antes de que llegue el verano, posiblemente en junio, entrará en vigor un segundo crucero de lujo y antes de las navidades del 2018, un tercero. El contrato contiene una cláusula, desvelada por Atlántico, que permite al armador encargar tres buques, a un precio menor que el primero. Pero para esto aún habrá que esperar.
En el mejor de los escenarios, Barreras cerraría 2018 con cuatro barcos, y en el peor, con dos. Los trabajadores aseguran que toda carga de trabajo a mayores del crucero será bien recibida. El astillero tiene dos gradas, lo que le permite trabajar simultáneamente en dos buques en su primera fase y hasta tres o cuatro una vez realizada la botadura.

Puesta de quilla
Esta serie de anuncios se realizó ayer durante la puesta de quilla del crucero de lujo, que contó con la presencia de la plana mayor de Ritz-Carlton. El primer bloque fue colocado a las 11.35 horas y a lo largo del día se fueron añadiendo los siguientes, ya listos en las instalaciones de Barreras.
Este primer bloque es el más grande colocado en la historia de Barreras, a pesar de no ser el buque de mayor tamaño. Pesa 118 toneladas y tiene unas dimesiones de 19 metros de ancho y 15 de largo.
En este se colocaron 9 monedas del año del nacimiento de los directivos de Ritz-Carlton, como símbolo de buena suerte que acompañará a este crucero a partir del año 2019, que en su primera ruta pasará el Mediterráneo, norte de Europa o el Caribe.
En el acto intervenieron Douglas Prothero, director general de The Ritz-Carlton; Timothy Grisius, director global de bienes inmuebles del grupo hotelero; y Fredrik Johannson, director ejecutivo de Tillberg Design.
Todos coincidieron en el carácter innovador de este nuevo concepto de cruceros de lujo, que Johannson comparó con "un paquete de ostras de la ría de Vigo" y del que  auguró que, en adelante, "muchos intentarán copiar". Sobre el buque explicó que el principal objetivo es generar la sensación de que cada cliente está en su propio yate privado, evitando las colas y las multitudes en los espacios comunes.
Prothero explicó que este buque "va a cambiar las reglas de juego" en el mercado de los cruceros y los yates, mientras que Grisius destacó que en estos seis meses desde la firma del contrato hasta la puesta de quilla hoy, "sabemos que tomamos la decisión correcta" al elegir a Barreras.

relevo directivo
Lars Clasen, directivo de Ritz-Carlton que tuvo la idea original del crucero, fue relevado en noviembre por el ingeniero Luca Milani, con amplia experiencia en la construcción naval.