TOUR DE FRANCIA

Mollema gana y Froome resiste en el liderato

Nairo Quintana perdió todas sus opciones al perder 3:54 minutos en una etapa animada

El holandés Bauke Mollema cruza la línea de meta alzando los brazos para celebrar su victoria.
El holandés Bauke Mollema cruza la línea de meta alzando los brazos para celebrar su victoria.
Mollema gana y Froome resiste en el liderato

El holandés Bauke Mollema (Trek) rubricó ayer en solitario el triunfo en la decimoquinta etapa del Tour de Francia, disputada entre Laissac-Sévérac L'Eglise y Le Puy-En Velay, de 189 kilómetros, en la que Chris Froome mantuvo el maillot amarillo y el colombiano Nairo Quintana se olvidó de la general al perder 3:54 minutos con respecto al líder.
Mollema, de 30 años, llevó la alegría al equipo de Alberto Contador con su primera victoria en el Tour, lograda con una escapada dentro del grupo de cabeza que supo aguantar en un esfuerzo solitario. Bastaron un puñado de segundos para levantar los brazos con un tiempo de 4h41:45. Mientras el holandés celebraba con euforia su triunfo, llegó el grupo perseguidor con el italiano Ulissi, el francés Gallopin y el esloveno Rogliz al frente, a 19 segundos.
Intercalado llegó el irlandés Dan Martin, con una docena de segundos sobre el grupo de favoritos, con Froome, Bardet, Landa y Contador. Ese adelanto de Martin le permitió desplazar a Landa del quinto puesto de la general. No estaba en ese grupo de 'gallos' Nairo Quintana (Movistar), eliminado definitivamente de la general al ceder más de 4 minutos a sus rivales directos. Ahora es undécimo a 6:16. El reto Giro-Tour ha dejado sin fuerzas al líder de la escuadra española.
Fue una etapa interesante, con sustos y momentos de emoción que no evitaron que la general quedara con los 7 primeros en dos minutos. La clasificación más ajustada de la historia a una semana del final. Froome, que sufrió lo indecible, mantuvo el maillot amarillo por delante del italiano Fabio Aru, a 18 segundos, y el francés Romain Bardet, a 23. Con opciones ante la semana decisiva de los Alpes están también el colombiano Rigoberto Urán a 28, Dan Martin a 1:12 y Landa a 1:17. Contador, reforzado física y moralmente, ve la vida de otra forma, noveno a 5:37, convencido de que "aún se pueden hacer cosas bonitas".
Jornada rompepiernas con final escarpado, propicio para la batalla. Triunfó la escapada, inicialmente muy numerosa, con 28 corredores, muchos de ellos con calidad y experiencia como para que llegase a buen puerto. En la aventura estaban Mollema, Barguil, Tony Martin, Pinot, Gallopin, Dani Navarro, Roche... Una expedición de muchos quilates que abrió una diferencia suficiente para evitar la caza del pelotón.
La clave estuvo en el Col de Peyra Taillade (1ª), en cuya aproximación tensó el ritmo el Ag2r coincidiendo con la rotura de la rueda trasera de Froome. Apuros para el líder mientras todos los rivales ponían asfalto por medio. La rueda amiga de Kwiatkowski sacó del primer apuro a Froome, luego Henao y Mikel Nieve se dejaron los pulmones tirando del líder y finalmente Mikel Landa, sobrado de fuerzas, le reintegró al grupo principal. Una situación que no aprovechó Bardet a pesar de que su equipo, con cinco unidades, se había hecho con el mando de la carrera.
Mollema, ajeno a la guerra de los gallos, vivía su momento de máxima gloria unos kilómetros por delante. El ciclista de Groningen llevó la sonrisa a la casa del Trek. Tras un Giro fallido con galones de líder, esta victoria es un bálsamo para él.
Hoy, segunda jornada de descanso antes de afrontar un tramo final con todas las incógnitas por despejar en la general.n