MUNDIALES DE ATLETISMO

Mechaal rozó el bronce

Se quedó a 18 centésimas de Ingebrigtsen y anuncia "una cuenta pendiente" con el 1.500

Sprint final en el 1.500. Mechaal se quedó a 18 centésimas de la presea y anuncia cuenta pendiente.
Sprint final en el 1.500. Mechaal se quedó a 18 centésimas de la presea y anuncia cuenta pendiente.
Mechaal rozó el bronce

Adel Mechaal consiguió anoche el mejor resultado entre los 56 atletas españoles que participan en los Mundiales de Londres con su cuarto puesto en la final de 1.500 metros, a sólo 18 centésimas de la medalla de bronce.
El campeón de España quería una carrera rápida y los kenianos Elijah Manangoi (oro, 3:33.61) y Timothy Cheruiyot (plata, 3:34.53) se encargaron de que fuera así.
Campeón de Europa de 3.000 metros en pista cubierta, Mechaal se había inclinado finalmente por el 1.500 pese a no haber bajado de 3:33 como él mismo se había exigido para dejar el 5.000. Era una apuesta arriesgada para un atleta capaz de sostener ritmos altos pero sin remate a nivel mundial.
Esa falta de pegada en el esprint le dejó sin medalla. Los dos kenianos se jugaron el oro por delante, y atrás Mechaal fue ganando terreno al noruego, pero lentamente, centímetro a centímetro, de forma que no remató el trabajo (3:34.71). Los dos se arrojaron a la meta y ganó Filip Ingebrigtsen (3:34.89).
Mechaal, nacido en Jebha (Marruecos), compitió en Londres en virtud de la resolución de Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que anuló la sanción de 15 meses que le impuso la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD) por tres supuestos controles de dopaje fallidos.
Desde Daegu 2011, cuando el sevillano Manuel Olmedo terminó cuarto, ningún otro español se había clasificado para la final de 1.500, una disciplina que ha dado cinco medallas a España en Mundiales: 3 de plata (Fermín Cacho dos y José Luis González) y 2 de bronce, las dos de Reyes Estévez.
Tras la final, Mechaal declaró su pesar por haber perdido por nada  la medalla de bronce y advirtió que no es "un dopado ni un apestado. Me he quedado a una centésima de mi marca personal. Lo que más me duele es perder esa medalla de bronce. Iba progresando, pero el noruego se ha cerrado y se ha echado a mi calle", explicó en la zona mixta.
"Lo he dado todo, si duda", añadió. "Me he dejado la piel. He salido  a mitad de grupo. No sabía que los kenianos iban a romper la carrera tan temprano. Abrieron hueco, pero yo, a falta de pocos metros, me eché encima".
A Mechaal le queda "la espina de que si hubiera ido por el exterior podría haber pasado al atleta noruego".
"Hace unos meses no sabía si iba a seguir en el atletismo. Estaba desolado, muy triste por el trato que estaba recibiendo y por las acusaciones. Ha sido muy duro, pero hoy he demostrado que el Mechaal de ahora es mucho mejor que el de 2016 que decían que se dopaba".
"He pasado muchos controles", reiteró. "Voy a seguir trabajando para tratar de lograr medallas para España. Este año aún no ha acabado, me quedan cinco competiciones hasta el 10 de septiembre. Soy un atleta que en 5.000 y 10.000 puedo lograr muchas medallas. No quiero retrasar el salto a esas distancias. Quiero apostar por distancias largas sin olvidar el 1.500, con el que tengo una cuenta pendiente", aseguró. n