FÚTBOL

Luis Enrique lava la cara

El nuevo seleccionador cambia en dos partidos la imagen de España con sendos triunfos

El excéltico Luis Enrique Martínez bromea con Rakitic en los momentos previos al partido del pasado martes en Elche.
El excéltico Luis Enrique Martínez bromea con Rakitic en los momentos previos al partido del pasado martes en Elche.
Luis Enrique lava la cara

Diez días le han bastado al excéltico Luis Enrique Martínez al frente de la selección para borrar de un plumazo la decepción mundialista, generar de nuevo un ambiente de optimismo e incluso euforia alrededor del combinado nacional y dejar muy encarrilada la clasificación para la Final a Cuatro de la Liga de Naciones. 
El técnico asturiano no pudo tener mejor debut tras lograr una victoria de prestigio en el mítico estadio de Wembley y remontando un gol a Inglaterra. El partido ante el conjunto británico, el primero tras la marcha de la selección de pesos pesados como Andrés Iniesta, Gerard Piqué o David Silva, sirvió para ver algunas de las premisas que Luis Enrique quiere imprimir a la selección. Una presión muy alta, un juego más vertical y la entrada a los espacios de hombres rápidos dieron un nuevo aire al juego español.
Si la victoria por 1-2 ante Inglaterra elevó la moral del equipo español, la goleada ante la subcampeona mundial, Croacia, por 6-0 ha transformado por completo el ambiente pesimista con el que se volvió del Mundial de Rusia. España, que pasó por ciertos apuros en los primeros 20 minutos, se serenó tras el primer gol de Saúl y se transformó en un equipo demoledor. Con una eficacia espectacular de cara a puerta, trituró a los croatas con un juego vertiginoso, coral y de calidad.
Durante estos dos partidos, el nuevo seleccionador ha mantenido la confianza en la portería del discutido David de Gea y el meta del Manchester United respondió en Inglaterra con una buen actuación y tres paradas de mérito y ante Croacia apenas tuvo trabajo. La apuesta de Luis Enrique para encontrar sustituto a Piqué ha sido la del madridista Nacho, quien se ha consolidado en el eje de la zaga con el capitán Sergio Ramos. Carvajal, que llegó al Mundial muy apurado físicamente tras su lesión en la final de la Liga de Campeones, ha brillado en el lateral derecho, mientras que en el izquierdo Marcos Alonso y José Luis Gayà se juegan una plaza.
En la medular, Busquets sigue siendo indiscutible, aunque cuenta con un gran recambio con Rodri, y la gran revelación ha sido Saúl Ñíguez, titular en ambos partidos y que abrió el marcador en los dos duelos. En ataque, el técnico ha apostado por escorar a la izquierda a Isco, mientras que Rodrigo Moreno ha encajado como un guante en el sistema de Luis Enrique. Si en el primer partido el seleccionador sorprendió apostando por el céltico Aspas, en el segundo apostó por Marcos Asensio y el madridista ofreció su mejor partido desde que llegó a la absoluta.n