MOTOCROSS

El lucense Prado, campeón del mundo

El joven piloto logra el título de MX2 por primera vez para España

Jorge Prado se ha proclamado campeón del mundo con tan solo 17 años de edad.
Jorge Prado se ha proclamado campeón del mundo con tan solo 17 años de edad.
El lucense Prado, campeón del mundo

El español Jorge Prado, de 17 años y natural de Lugo, se proclamó ya ayer campeón del mundo de motocross MX2 por primera vez en la historia del motociclismo español sin siquiera tener que disputar la última carrera de la temporada, el Gran Premio de Italia, por lesión de su rival directo, el letón Pauls Jonass, pero el lucense afirmo ser "campeón" porque lo ganó "en las pistas con muchísimos puntos más que él. Al final las posibilidades de que él hubiese ganado el título eran mínimas, mi ventaja en la clasificación era muy grande –le bastaba con ser décimo sexto en una de las dos rondas finales– y el título lo gané en la pista, ya que corrimos 19 carreras de 20 juntos y yo llegué con muchos más puntos que él", explicó. "Ahora soy ya campeón del mundo y me siento muy contento de todo lo que hemos conseguido y de todo lo que he conseguido en la pista", aseguró el lucense.
Jonass sufrió un accidente en el Gran Premio de Turquía pero disputó posteriormente la prueba de Holanda para intentar defender su título de campeón de los ataques del lucense Jorge Prado. Ambos, compañeros en el equipo Red Bull KTM, se encontraban al frente del Mundial con 823 puntos para el español y 777 para el letón, lo que le habría otorgado el título al lucense con apenas cuatro puntos en Italia.
Jorge Prado y toda su familia, en una decisión conjunta, apostaron por la carrera deportiva de una joven promesa del motocross y lo dejaron todo en su Lugo natal para marcharse a vivir a Bélgica, por lo que este título mundial es "claramente la recompensa a todos estos años de sacrificio desde que nos tuvimos que venir a Bélgica a vivir. Mis padres, mi hermana y toda la familia tuvo que hacer el sacrificio por mí en una decisión que entonces tomó toda la familia. Pero este título es la recompensa a habernos ido a Bélgica y por ese motivo estamos todos muy contentos", explicó un exultante y emocionado Jorge Prado.
Con sólo una carrera por delante, el Gran Premio de Italia este próximo fin de semana en la ciudad de Imola, Jorge Prado reconoció que "este fin de semana me lo voy a tomar como uno más de carreras. La competición no se ha acabado. Sí que es verdad que ya soy campeón del mundo, pero tengo que ir rápido también en la última carrera y quiero hacer un buen gran premio. Eso sí, sin correr más riesgos de los necesarios en ningún momento".
Jorge Prado aseguró que va a disfrutar del título de campeón desde el minuto uno y que todavía no tiene decidido si en 2019 lo defenderá con el dorsal que lo acredita como tal, el 1, o continuará con su habitual 61. "El año que viene quiero repetir una temporada así y por ello vamos a trabajar más duro si cabe, pero todavía no sé si voy a llevar el dorsal 1. Cuando lo tenga claro veré qué es lo que hago", señaló Jorge Prado, quien reconoció que el dorsal 61 llegó de casualidad a su carrera deportiva. "Cuando tenía 6 o 7 años fuimos a una carrera de 50 c.c. en Bélgica y el dorsal que quería ya lo llevaba otro piloto así que me dieron el 61. Y como las pegatinas eran muy chulas y siempre me sentí cómodo con ese número, la verdad es que no sé qué es lo que voy a hacer en 2019", reconoció.n