OLIMPIADAS SOCHI 2014

Las lágrimas de Miller y el bigote de Samkova marcan la jornada

Sara Hurtado y Adriá Díaz lograron un meritorio duodécimo puesto.
Sara Hurtado y Adriá Díaz lograron un meritorio duodécimo puesto.
Las lágrimas de Miller y el bigote de Samkova marcan la jornada

 Las lágrimas del estadounidense Bode Miller, que ayer se convirtió a sus 36 años en el esquiador más veterano en lograr una medalla olímpica en esquí alpino, marcaron una jornada en la que el bigote de la checa Eva Samkova, ganadora de la prueba de cross de 'snowboard', puso la sonrisa a los Juegos de Sochi.
El metal de Miller agrandó, todavía más si cabe, la leyenda del estadounidense, que con el bronce conquistado ayer en el supergigante suma ya un total de seis medallas –un oro, tres platas y dos bronces– en sus cuatro participaciones olímpicas.
Miller compartió la tercera plaza con el canadiense Jan Hudec, en un supergigante en el que se impuso el noruego Kjetil Jansrud.
Si las lágrimas protagonizaron la medalla del estadounidense, la sonrisa acompañó el triunfo de la checa Eva Samkova en la prueba de cross de 'snownoard', donde la joven 'rider' dejó una de las imágenes de los Juegos con el falso bigotillo que lució con la competición. "Es el bigote de la suerte", explicó la campeona olímpica.

Hurtado y Díaz asombran
Por su parte, Sara Hurtado y Adriá Díaz, que escenifican el debut olímpico de una pareja española en una cita olímpica, ocupan la duodécima plaza en la danza de patinaje artístico una vez completado el programa corto. La madrileña y el barcelonés marchan en el puesto 12 con 58,58 puntos, su mejor marca personal.