LA FINAL DESDE GALICIA

La ilusión a cuadraditos

El croata Mile Jureta reconoce que el seguimiento en su país "es algo tremendo"

Al croata le llegan imágenes curiosas desde su país: "Los animales están todos pintados...".
Al croata le llegan imágenes curiosas desde su país: "Los animales están todos pintados...".
La ilusión a cuadraditos

Mile Jureta está afincado en Milladoiro tras llegar a Galicia hace muchos años para jugar a balonmano. "Tuve una lesión y después ya me quedé aquí. Llevo muchos años, se me falas galego xa o entendo", asegura. 
Desde su ubicación en las cercanías de Santiago es uno de los muchos croatas que sigue a su selección en el Mundial. "Fue muy emocionante. Vi todos los partidos y tuvimos que sufrir mucho con los penaltis en las eliminatorias y la remontada contra Inglaterra. Lo celebramos mucho", explica. 
En un análisis más calmado, Jureta está contento con el papel de sus compatriotas porque "voy con los míos, que jugaron muy bien, con mucho corazón. La gente me dice que tienen muy buena preparación física y después tienen mucha calidad en la parte de arriba con Mandzukic, Modric, Rakitic, Perisic y Rebic, que es muy bueno también". 
No obstante, de cara el enfrentamiento definitivo ante Francia, el exjugador de balonmano no es optimista. "La final la veo complicada. Ojalá me equivoque y gane Croacia, pero creo que va a ganar Francia. Tiene más nivel. Vi su partido y creo que va a ganar,  pero espero equivocarme. Además, estuve viendo por ahí y hay muchas ganas de revancha por lo que pasó en el 98, la otra vez que llegamos a semifinales, y nos ganaron ellos. Hay que verlo", asegura, y rememora al otro gran precedente de la selección balcánica, la que firmó una tercera posición en el año 1998. "Nos acordamos mucho de aquella selección que fue tercera, con Suker, Jarni, Boban, Prosinecki... La de ahora ya lo consiguió superar. Incluso Blazevic, que era el entrenador de entonces, ya felicitó al actual por superarlos porque, ahora, como mínimo serán segundos", añadió.
Jureta asegura que vive de forma tranquila los partidos, que le gusta disfrutar, pero reconoce que en su país existe una auténtica fiebre. En el ámbito familiar, expresa que "yo estoy tranquilo en los partidos, pero los que se ponen nerviosos con ellos son los familiares que están en Alemania y por ahí. Me mandan mensajes, me llaman, empiezan a gritar y así. Cada partido está movido con ellos". Una situación que se lleva al extremo en el país y que Jureta cuenta casi con asombro. "En Croacia es tremendo. No lo puedes imaginar, es algo tremendo. Me mandan vídeos y fotos. Los animales, pobres, están todos pintados con cuadraditos rojos y blancos. Hasta burros, cabras, ovejas, todos pintados. En los pueblos está ahí la gente con banderas, están locos. Nunca había visto algo así", asegura. 
Esto ocurre en su país y el croata residente en Santiago pasa unos días de diversión gracias a los múltiples vídeos y fotografías que le llegan. Además, el exjugador vive una situación atípica porque "no conozco a ningún otro croata en Galicia. En su día estuvieron en Vigo jugadores de balonmano como Mitrovic o Martinovic, pero ahora no". 
Por lo tanto, está conectado con los suyos a través del teléfono y comparten la pasión común del fútbol y de comprobar cómo su selección avanza en el Mundial de Rusia contra todo pronóstico. Mile Jureta llegó hasta Galicia como un deportista de élite y, como otros ejemplos, se asentó y formó una familia. Y, también como muchos otros alrededor del mundo, sigue con pasión la aventura de la selección croata en el Mundial de Rusia.n