LIGA DE CAMPEONES

El CSKA desnuda al Madrid

El equipo ruso tumbó al equipo blanco en un partido en el que Isco se encaró con la grada

Vinicius disputa un balón con Nababkin en el partido de ayer.
Vinicius disputa un balón con Nababkin en el partido de ayer.
El CSKA desnuda al Madrid

El Real Madrid, clasificado ya como primero, encajó ayer la derrota más abultada de su historia en un partido de Liga de Campeones disputado en el Bernabéu, ante un CSKA al que no le sirvió ganar para acceder a la Liga Europa pero sí para retratar a la segunda unidad blanca, liderada por un Isco apagado que se encaró con la grada.
El CSKA repitió la proeza de Moscú. Vencedor de sus dos duelos ante el vigente campeón de Europa, saboreando esa cita con la historia que extrañamente no le permite seguir en competición europea. El triunfo del Viktoria ante el Roma dejó solo en el disfrute del momento su triunfo a un Real Madrid de meritorios, que mereció más en el primer acto y se desplomó en el segundo.
El escenario era perfecto para probaturas, premios y oportunidades a los que no aceptan un nuevo rol en la plantilla y suspendieron. Todos salvo el primer acto de Vinicius y Asensio. Solari no dudaba y apostaba por siete novedades en su equipo titular, sin espacio para Keylor Navas por la falta de ganas de encender un debate apagado, por si le daba por hacer una buena actuación al costarricense.
Aparecía un centro de la zaga que demostró que no está para partidos de altura, con Javi Sánchez a un nivel inferior cuando jugó sin Ramos al lado y Vallejo lejos de su identidad. Se sumó al regreso de Marcelo en banda izquierda, con los mismos malos síntomas físicos que antes de sus percances musculares. Mario Fernandes fue una bala que vio pasar el brasileño hasta que el CSKA encontró el camino de hacer daño.
Fue un castigo excesivo en el primer acto a un Real Madrid que tras hacer méritos y gustarse por minutos con su juego, se marchaba 0-2 al descanso. Dos directos en seis minutos que le dejaron tambaleando y no supo reaccionar. Era el minuto 37 cuando Chalov recibía sin ser encimado por Javi Sánchez y colocaba su disparo lejos del alcance de un impotente Courtois.
La derrota no descentraba de los objetivos a Solari. Con el pase asegurado como primero no hubo espacio para la heroica en un partido intrascendente. No lo era para la grada que la tomó con Isco tras perdonar una contra de Vinicius, con todo para marcar y tardar en decidir. Dejó un gesto a la grada que provocó un pulso innecesario.
En la adversidad no apareció Vinicius y su alegría, Asensio se fue apagando y el CSKA aprovechaba para firmar la sentencia con un disparo cruzado de Sigurdsson. Una tarde para olvidar. 

Real Madrid: 
Courtois; Odriozola, Vallejo, Javi Sánchez, Marcelo (Carvajal, m.); Marcos Llorente (Kroos, m.58), Fede Valverde, Isco; Marco Asensio, Vinicius y Benzema (Bale, m.46).
CSKA Moscú: 
Akinféev; Mario Fernandes, Bekao, Magnusson, Nababkin, Schénnikov; Bystrovich, Obliákov (Kuchaev, m.88), Vlasic; Sigurdsson (Nishimura, m.92) y Chalov (Hernández, m.84).
Goles: 
0-1, m.37: Chalov. 0-2, m.43: Schénnikov. 0-3, m.73: Sigurdsson.
Árbitro: 
Artur Dias (POR). Amonestó a Valverde (90) por el Real Madrid; y a Schénnikov (79) por el CSKA.
Incidencias: 
Sexto y último partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 47.000 espectadores.