BALONCESTO EUROLIGA

Debacle del Real Madrid

El equipo blanco no jugará la final de la Euroliga tras caer ante el Fenerbahce en Estambul

Gustavo Ayón encesta ante Datome en el partido de ayer.
Gustavo Ayón encesta ante Datome en el partido de ayer.
Debacle del Real Madrid

El Fenerbahce jugará mañana la final de la Euroliga ante el Olympiacos al derrotar al Real Madrid por 84-75, en un partido en el que sólo Sergio Llull estuvo a la altura de las circunstancias, ayudado por Jaycee Carroll en la segunda parte y cuando ya era tarde para evitar la debacle del equipo.
El Real Madrid llegó tarde al partido. Es, prácticamente, la mejor explicación posible al horrible comienzo del equipo, en el que sólo Sergio Llull llegó puntual.
El base menorquín anotó 11 de los 13 puntos de los madridistas en el primer cuarto, que finalizó con 21-13 para los locales del Fenerbahce.
No tardó el equipo otomano en adelantarse en el marcador. El Madrid estaba desbordado en defensa y sin puntería en el ataque, con lo que las desventajas fueron la consecuencia lógica, 9-2 (min.3) y 14-7 (min.5), hasta el 21-13 referido.
El segundo cuarto aún comenzó peor, con el Real Madrid seco en ataque durante los cuatro primeros minutos. Thompkins y desde la línea de personal fue el que rompió con el maleficio, tras un 5-0 inicial que presagió el desastre.
Fue en el minuto 15 cuando por fin llegó el conjunto blanco al partido. Un triple de Randolph abrió, otro de Llull y otro más de Thompkins estrecharon el marcador hasta un 26-24 (min.15).
Con fallos, con aciertos, con otras opciones, además de Llull, el Madrid comenzó a jugar y a competir, pese al contratiempo que sufrió Randolph en el minuto 18 (35-27) con un fuerte golpe costal en una caída. Hasta el descanso, el equipo español niveló el marcador (23-21) en los segundos diez minutos, pero se fue a vestuarios con diez puntos de lastre, 44-34.
Con Randolph de nuevo en pista, el Real Madrid intentó retomar sus planes iniciales y reforzar una defensa que se pensó dura y efectiva y que prácticamente no existió en los primeros veinte minutos.
Pero tras una mejora inicial, el juego madridista volvió a adolecer de una falta de puntos casi total. Un triple inicial pareció ser el inicio de algo, pero un nuevo parcial en contra de 8-0 hasta el minuto 25 (52-37), volvió a poner contra las cuerdas a un Real Madrid irreconocible en ataque, sin puntos y sin opciones claras. El equipo blanco intentó la remontada en el último cuarto pero no tuvo éxito.
En la otra semifinal, Vassilis Spanoulis resucitó en el último cuarto ante el CSKA Moscú para liderar a su equipo, vencer por 78-82 y meter a los griegos en la Final a Cuatro de mañana. Antes, el Real Madrid jugará por el tercer puesto con el equipo ruso. 

Fenerbahce (21+23+19+21): 
Dixon (9), Kalinic (12), Bogdanovic (14), Vesely (12) y Udoh (18) –equipo inicial–, Sloukas (9), Nunnally (2) y Datome (8).
Real Madrid (13+21+16+25): 
Randolph (7), Maciulis, Ayón (2), Llull (28) y Doncic –equipo inicial–, Rudy, Carroll (21), Hunter (6), Draper, Taylor (3) y Thompkins (8).
Árbitros: 
Luigi Lamonica (ITA), Borys Ryzhyk (UKR) y Olegs Latisevs (LET). Sin eliminados.
Incidencias: 
Partido correspondiente a la segunda semifinal de la Final a Cuatro de la Euroliga de baloncesto disputado en el Sinan Erdem Dome de Estambul ante 13.697 espectadores.