Un accidente aéreo convierte en tragedia el sueño del Chapecoense

Fallecen 71 personas al estrellarse el avión que trasladaba al equipo brasileño a la final de la Copa Sudamericana

Filipe Machado (en la foto), una de las víctimas, jugó en el Pontevedra.
Filipe Machado (en la foto), una de las víctimas, jugó en el Pontevedra.
Un accidente aéreo convierte en tragedia el sueño del Chapecoense

La final soñada de la Copa Sudamericana de fútbol acabó en tragedia para el club brasileño Chapecoense, cuya expedición a la ciudad colombiana de Medellín sufrió un accidente de avión que dejó 71 muertos y seis heridos.
El aparato, un Avro Regional Jet 85, fletado a la aerolínea boliviana Lamia y que llevaba 77 personas a bordo, "se declaró en emergencia" a las 22:00 horas locales (4:00 en España) "por fallos eléctricos" cuando se aproximaba al Aeropuerto Internacional José María Córdova de Medellín, en el noroeste de Colombia, sede del Atlético Nacional, el que hoy sería su rival.
Menos de dos horas después, la Aeronáutica Civil (Aerocivil) confirmaba el accidente sufrido por el avión en las faldas del Cerro Gordo, entre las localidades de La Unión y La Ceja, en el departamento de Antioquía, y a sólo 17 kilómetros en línea recta de Rionegro, localidad donde está situado el aeropuerto de Medellín.
Durante la madrugada, todavía en medio de la oscuridad, socorristas rescataron a los primeros supervivientes del avión boliviano, lo que dio una luz de esperanza, pero al amanecer las autoridades ya daban por cerrado el trágico balance.
La delegación deportiva, compuesta por 22 jugadores del Chapecoense, directivos, personal técnico e invitados y periodistas de medios brasileños e internacionales, partió el lunes de Sao Paulo con destino a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), donde subió al avión de Lamia, que llevaba una tripulación de nueve personas.
Seis de las 77 personas sobrevivieron: los futbolistas Alan Ruschel, Jackson Follman y Helio Neto, el periodista Rafael Valmorbida Henzel y los tripulantes Ximena Suárez (azafata) y Erwin Tumiri (técnico), quienes fueron ingresados en distintos hospitales cercanos a Medellín, según el último parte de la Aerocivil.
A última hora de la tarde de ayer ya habían sido recuperados en el lugar del accidente 64 de los 71 cadáveres, que iban a ser trasladados a Medellín para su identificación y posterior entrega a sus familiares. La Gobernación dispuso de un cuerpo médico y de psicólogos para el apoyo a las familias de los fallecidos en la tragedia, que comenzaron a llegar del exterior.
Las autoridades trabajaban ayer para esclarecer las causas del siniestro, del cual la única hipótesis que parece descartada es que haya sido causado por el mal tiempo en la zona. Existe la posibilidad de que al avión no le hubiera alcanzado el combustible, hipótesis reforzada por el hecho de que no hizo explosión ni se incendió al caer, lo que en parte permitió que hayan sobrevivido algunos ocupantes.
Las dos cajas negras, que ayudarán a aclarar lo sucedido, fueron encontradas en la tarde de ayer.n