RUGBY DIVISIÓN DE HONOR B

Weidemann ejecuta a un Vigo Rugby pobre

El equipo vigués perdió ante el colista, que sumó la primera victoria de la campaña

Marcos Muñiz, ayudado por un compañero, trata de percutir sobre la defensa bilbaína.
Marcos Muñiz, ayudado por un compañero, trata de percutir sobre la defensa bilbaína.
Weidemann ejecuta a un Vigo Rugby pobre

Toca una reflexión. La tendrán que hacer los jugadores, el cuerpo técnico e, incluso, la dirección del Vigo Rugby porque, si en partidos anteriores la tendencia era negativa, la formación universitaria sufrió ayer una inesperada, dolorosa, incomprensible y, de no ser por el empeño mostrado, podría considerarse sin honor. 
En la segunda jornada de la campaña, el Kaleido Vigo doblegó por 10-34 al Universitario de Bilbao en la visita al campo del conjunto vasco. En aquel partido la superioridad viguesa fue notable y, de hecho, mediada la segunda mitad, el tanteador reflejaba un 3-34. Ni en toda la primera vuelta, ni en lo que va de segunda, el conjunto vasco conocía la victoria. Es una formación prácticamente descendida, pero ayer fue capaz de plantarse en el campo de As Lagoas con la suficiente fe para explotar las debilidades locales y conseguir un triunfo que quedará para la historia de sus jugadores. Todavía quedan encuentros, pero existen muchas posibilidades de que no vuelvan a vencer este curso atendiendo a su trayectoria.
Lo hicieron ayer ante el Kaleido Universidade por un conjunto de causas que afectan al equipo local, pero que no deberían llegar a desencadenar tal resultado. A la conocida ausencia de Tatafu, se unieron las del apertura Alberto Silla, Uruburo, Marcos Romero, los hermanos Gutiérrez, Giordano... Debutaron en el equipo como titulares René Collazo y Koldo Barandiaran. Debutó con el equipo Miguel Crespo y este curso Santi Lemos. Muchos condicionantes para la formación universitaria que, con todos ello, tampoco debe justificar la derrota de ayer.
De los 27 puntos obtenidos por el equipo de Bilbao, 24 los firmó el apertura foráneo Wiedemann. Su mayor peligro y que no supo contener la formación viguesa, que comenzó el partido con un 10-0 y, a continuación, encajó 24 puntos seguidos. Recortó diferencias en el tramo final y tuvo seis minutos en superioridad para dejar la victoria en casa. No lo hizo, pero arañó dos puntos de bonus. Toca reflexionar y actuar.

Kaleido Universidade de Vigo:
Sito Moure, Tito Prieto, Marcos Muñiz, Carlos López, Alexandre Pérez, René Collazo, Filgueira (Lemos, min. 36), Antón Díaz; Riveiro, De Cabo; Villegas, Mauro González (Crespo, min. 72), Abadía, Salgado, Barandiarán. 
Universitario Bilbao Rugby:
Ibai Bilbao, Carballo, Ranera, Andoni Lucas, Nafarrate, Atxa (Asier Benito, min. 72), Mozo, Lozano; Urkixo, Weidemann; Lázaro, Zubiarrain, Telmo Gómez, Serghi, Igor Huerga. 
Anotaciones:
5-0, min. 19: ensayo de René Collazo; 10-0, min. 30: ensayo de Villegas; 10-7, min. 35: ensayo de Mozo, que pasa Weidemann; 10-14, min. 49: ensayo y transformación de Weidemann; 10-21, min. 53: ensayo y transformación de Weidemann; 10-24, min. 62: golpe de Weidemann; 17-24, min. 64: ensayo de Tito Prieto, que pasa Riveiro; 17-27, min. 68: golpe de Weidemann; 22-27, min. 74: ensayo de Barandiarán. 
Árbitro:
Belarmino Álvarez. Mostró cartulina amarilla, que conlleva diez minutos de expulsión, a Lucas (min. 28) y a Carballo (min. 70), ambos del Bilbao.