MOTOCICLISMO HOMENAJE

Vigo rugió por Ángel Nieto

Praza do Rei, gigantesca línea de salida con un minuto de gas en memoria del campeón

Pilotos de toda edad se reunieron en la Praza do Rei para dedicar un minuto de gas en memoria del 13 veces campeón a las 13 horas del día 13.
Pilotos de toda edad se reunieron en la Praza do Rei para dedicar un minuto de gas en memoria del 13 veces campeón a las 13 horas del día 13.
Vigo rugió por Ángel Nieto

La Praza do Rei fue escenario ayer del homenaje más sincero que una ciudad puede tributar a un 12+1 veces campeón del mundo de motociclismo. Pese al buen tiempo, al sofocante calor en la explanada, 223 motocicletas de todas las marcas y edad ofrecieron su respeto a la memoria de Ángel Nieto, una "figura inigualable", recordó el alcalde, Abel Caballero, que dio gas como cualquier motero en el minuto de ruido con el que la plaza rugió a las 13:00 horas del día 13. Por una vez, la superstición quedó aparcada.
El desfile posterior del mayor despliegue de motos que Vigo ha vivido, gracias a la iniciativa de aficionados de las peñas Motoclub Galicia y Asociación Mutua Motera, convirtió el acceso al Concello en un gigantesco expositor de marcas y cascos. Yamaha, Vespa, Honda, Derbi, BMW, Kawasaki, Harley-Davidson, Suzuki, Ducati, Moto Guzzi... cada piloto con sus gustos propios, pero todos dispuestos a explicar a la ciudad con un sencillo acto que se acaba de ir el más grande, el hombre que logró poner al país en la cumbre planetaria y que "hizo de la moto una forma de vida", recordó el regidor. Caballero, que se dirigió a la gigantesca línea de salida sin micro por algún problema de sonido finalmente solventado, fue tajante: "Nieto ganaba un año, y otro, y otro más... y nos dimos cuentra de que de un hábito, de ganar constantemente, hizo algo que nunca nadie había conseguido".
El alcalde, que también aprovechó el encuentro con el mundo del motor para recordar que Vigo seguirá contando con zonas específicas "para que las motos aparquen gratuitamente", hizo votos por que se eliminen los "guardarraíles asesinos". Y tras retrotraerse en su alocución sobre la importancia de Ángel Nieto "en la juventud de muchos", Caballero abrió el minuto de ruido dando gas a una BMW que presidía la concentración. Acto seguido, la plaza elevaba al aire todos los decibelios que las máquinas permitían, con muchos pilotos dando gas con una mano mientras con la otra elevaban su casco al cielo.
Luego, con escolta del parque móvil de la Policía Local, la enorme columna en la que figuraba el edil David Regades, también motero, tomó O Berbés, Bouzas y Coia. n