CELTA

Una ciudad para vivirla

El Celta profundizó en su nuevo hogar en Mos de la mano del arquitecto Jesús Irisarri

Momento en el que Nidia Arévalo entrega uno de los premios de redacción a una niña, flanqueada por Carlos Mouriño, Ratkovic, Kevin y Lobotka.
Momento en el que Nidia Arévalo entrega uno de los premios de redacción a una niña, flanqueada por Carlos Mouriño, Ratkovic, Kevin y Lobotka.
Una ciudad para vivirla

El Celta y el Concello de Mos presentaron en la calurosa tarde de ayer el proyecto de la futura ciudad deportiva en un Multiusos das Pozas lleno hasta la bandera. Fue un acto sencillo, con la presencia del presidente del club vigués, Carlos Mouriño, y de la alcaldesa de la localidad, Nidia Arévalo –ninguno de los dos tomó la palabra–. Jesús Irisarri, arquitecto del proyecto, explicó las líneas maestras de una infrastructura que afirmó que será sostenible, ecológica e integradora con el medio ambiente. De esta forma, el club vigués ha tratado de contrarrestar las acusaciones de la Comunidad de Montes de Tameiga sobre la deforestación que causaría el proyecto y la disconformidad de cuatro de las seis comunidades de aguas de la zona. 
Tras una breve presentación y una actuación de las mujeres del Grupo de Teatro pola Igualdade de Mos, el arquitecto Jesús Irisarri tomó la palabra para explicar en nombre de su equipo de trabajo cómo será la nueva ciudad deportiva del Celta. "Queremos plantar un árbol ahora para que crezca con las generaciones venideras", inició. Irisarri insistió en la necesidad de que sea un espacio sostenible e inclusivo en la naturaleza, además de inspirarse en elementos arquitectónicos gallegos tradicionales para crear un entorno que vaya mucho más allá de unos meros campos de entrenamiento. Por ello, la intención del arquitecto es que esta ciudad deportiva sea más ciudad que nunca. Habló de una calle mayor transversal con todo tipo de comercios y locales de hostelería y un ágora en la que realizar variedad de actividades. "Como los estadios modernos, queremos un lugar inclusivo. Del Celta, sí, pero de todos, porque el Celta trasciende al deporte", declaró.
Irisarri coronó su discurso sobre las bondades del proyecto con una apuesta por el reciclaje, que será "total" en todo el recinto. Además, anunció el uso del sistema atrapanieblas, que "convertirá las neblinas de Mos en agua de riego. De un problema a una ventaja".
Tras la intervención del arquitecto, que no desveló la fecha del inicio de la obra, el director deportivo de la UD Mos, Cristian Taibo, tomó la palabra para agradecer al Celta su apuesta por Mos por los beneficios que tendrá en el deporte base del municipio. El representante de la comunidad de montes de Pereiras, Jorge Lorenzo, siguió con los agradecimientos al mismo tiempo que pidió reconocimiento para su comunidad, que tomó la decisión de ceder los terrenos al Celta en alquiler hasta una futura expropiación pactada en una "asamblea democrática". El acto se cerró con una entrega de premios de redacción a los pequeños de la mano de Mouriño, Arévalo, el exjugador Ratkovic y los futbolistas de la primera plantilla Kevin y Lobotka, que tras la actuación de los gaiteros, firmaron autógrafos a los más pequeños.