CELTA

Un rival para volver a empezar

El Celta ha ganado al Eibar los tres partidos que ha disputado esta temporada, uno en la Liga y dos en la Copa

Emre Mor se lleva el balón ante José Ángel en el partido Celta-Eibar de la Copa del Rey.
Emre Mor se lleva el balón ante José Ángel en el partido Celta-Eibar de la Copa del Rey.
Un rival para volver a empezar

La derrota del pasado lunes ante el Getafe (3-0) ha dejado muy malas sensaciones en el seno de un Celta que, además de encadenar tres jornadas sin ganar, encajó en el Coliseum Alfonso Pérez la mayor goleada de la temporada en la Liga -el Barça le endosó un 5-0, pero en la Copa del Rey– y dio una imagen penosa en la segunda parte.
Este resultado, además, alejó a los celestes de su objetivo de clasificarse para una competición europea, pero el conjunto de Juan Carlos Unzué tiene el próximo sábado en Balaídos (13:00, Bein) una nueva oportunidad para engancharse a esa pelea. Y es que la vigésimo quinta jornada de Liga trae a Vigo al Eibar, un rival directo al que el Celta ha vencido en los tres partidos que han disputado este curso: uno en el campeonato liguero –con la mayor goleada cosechada por los vigueses esta campaña (0-4)– y dos en la Copa.
En el primero de ellos, además, los dos equipos llegaban a una distancia similar en la clasificación, aunque en puestos más bajos. El 24 de septiembre, el Celta visitaba Ipurua en la frontera con la zona de descenso –decimoséptimo– y con dos puntos menos que el cuadro guipuzcoano. Los vigueses se mostraron muy efectivos y se impusieron con goles de Cabral, Pione Sisto, Pablo Hernández y Daniel Wass, lo que les permitió adelantar a su adversario en la tabla.
Este sábado, el Eibar llegará a Balaídos en el séptimo puesto y con tres puntos más que el Celta, por lo que el equipo de Unzué tiene otra vez la oportunidad de adelantar a los vascos en la clasificación por el 'golaverage' particular.
Tras la victoria en la Liga, el cuadro vigués se volvió a enfrentar con el Eibar en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. En la ida, los célticos vencieron 1-2 en Ipurua con tantos de Cabral y Guidetti, mientras que en la vuelta, Iago Aspas marcó el gol del triunfo celeste (1-0). El cuarto partido puede devolver al Celta al buen camino.