CELTA-VALLADOLID

Un poco de Aspas es mucho

Sin estar todavía a su mejor nivel, el moañés sigue demostrando que es uno de esos jugadores que marcan la diferencia, un verdadero crack. Mientras el Celta quiso atacar al Valladolid, en el primer cuarto de hora de partido, Aspas fue la principal referencia.

Iago Aspas celebra con Okay Yokuslu, Brais Méndez y Lobotka uno de sus goles.
Iago Aspas celebra con Okay Yokuslu, Brais Méndez y Lobotka uno de sus goles.
Un poco de Aspas es mucho

Y cuando el encuentro se puso cuesta arriba y los pucelanos buscaban el empate en el inicio de la segunda parte, volvió a abrir distancia en el marcador, aunque en esta ocasión su pegada no fue suficiente para que el equipo vigués sumara los tres puntos. A los cuatro minutos, Iago Aspas se desmarcó a la perfección para recibir el pase de Maxi Gómez y anotar el primer gol del partido. Poco después, envió un centro desde la derecha que el uruguayo convirtió en el 2-0 y, ya en la segunda parte, con el Valladolid buscando el empate tras conseguir el 2-1, hizo el tercero de los celestes con un disparo seco y ajustado al palo que sorprendió al guardameta visitante Masip.
Puede que el morracense no se encuentre todavía a su mejor nivel, pero un poco de su fútbol es mucho para un Celta que sigue dependiendo en buena parte de la magia de su delantero. En los cinco primeros partidos de la presente Liga, Aspas suma ya cuatro goles y se dispara en la lucha por conseguir su tercer Premio Zarra consecutivo como mejor artillero español.