BALONMANO DIVISIÓN PLATA

Hasta el último segundo

El Castro Chapela ha decidido por un solo gol o con empate diez de sus 24 partidos de liga

En la quinta jornada, el Castro Chapela encajó en la última jugada el gol del empate ante el Sinfin.
En la quinta jornada, el Castro Chapela encajó en la última jugada el gol del empate ante el Sinfin.
Hasta el último segundo

El Castro Construcciones Chapela apura sus partidos hasta el último segundo esta temporada, la primera en División de Honor Plata después de muchos años en Primera Nacional. El equipo que entrena Fran Teixeira ha decidido por un solo gol –a favor y en contra– o con empate diez de los 24 encuentros que ha disputado hasta el momento, en los que ha cosechado dos victorias, cuatro empates y cuatro derrotas.
"Lo positivo de esas cifras es que demuestran que el equipo compite siempre y lo negativo es que cuando compruebas los puntos que te has ido dejando en esos partidos resulta desagradable porque tienes la sensación de que merecías tener cuatro o cinco más", afirma el técnico de un Chapela que ocupa el antepenúltimo puesto de la clasificación –que obliga a jugar una promoción para evitar el descenso– y se encuentra a tres puntos de la salvación directa.
Teixeira señala que "hemos perdido y empatado partidos en los que tuvimos la opción de empatar o ganar en el último ataque y eso te deja fastidiado, porque sumando esos puntos estaríamos en una situación más confortable y sería una recompensa al esfuerzo de un equipo que entrena cuatro días a la semana a las nueve de la noche, porque doce de los catorce componentes de la plantilla trabajan, y que cada quince días tiene que coger un autobús y pegarse un viaje de quince o veinte horas para llegar, jugar y volver".
En este sentido, el técnico recuerda que "en Pozoblanco (22-22) tuvimos un ataque para ganar y la paró el portero, lo mismo que en Antequera, que también empatamos (27-27). El otro día, en Pontevedra –ante el Teucro (27-26)–, jugamos el último ataque para empatar después de ir ganando durante 59 minutos y el árbitro pitó un dobles que no existía; en Bordils atacamos con uno más y también la paró el portero (27-26). Y en casa, el Alcobendas (24-25) y el Sinfin (28-28) nos metieron el último gol desde una esquina, que entra una vez de cada diez. Pero de todas formas, la mayoría de las veces que atacas para empatar o ganar, la defensa tiene más opciones de pararte que al contrario".
Pese a esos puntos que considera perdidos, Fran Teixeira asegura que "antes de empezar un partido, siempre pienso que me gustaría llegar con opciones al final". Especialmente, cuando sus hombres se enfrentan a rivales de mayor potencial, como el MMT Seguros Zamora, cuarto en la tabla y que visitará mañana (20:00) el pabellón de Chapela.
"Es un equipo de calidad, que defiende muy bien con su portero, Alberto Miranda, y cuenta con el mejor central de la categoría, Octavio Magadán", indica Teixeira, que está pendiente para esa cita de la salud de Iago Cuadrado y de una posible sanción a Pablo Vidal. n