CELTA

Un terreno maldito para el Celta

El conjunto celeste no gana en casa de Las Palmas desde hace dieciséis años, cuando aún jugaba en el Insular

Radoja cabecea el balón durante la última visita a Las Palmas, en la que el Celta desperdició un 0-3.
Radoja cabecea el balón durante la última visita a Las Palmas, en la que el Celta desperdició un 0-3.
Un terreno maldito para el Celta

El Celta juega el próximo lunes (21:00, Gol) en un terreno 'maldito'. A lo largo de la última década, el conjunto celeste ha sido capaz de ganar como visitante en partido oficial a todos los equipos que militan actualmente en Primera División. A todos excepto a la Unión Deportiva Las Palmas, a la que no vence en Canarias desde hace dieciséis años, cuando el equipo amarillo aún jugaba en el Estadio Insular.
Las últimas nueve visitas del Celta a la UD Las Palmas se han saldado con tres empates y nueve victorias locales. El último triunfo celeste data del 26 de mayo de 2001, cuando el equipo que por aquel entonces dirigía Víctor Fernández superó por 0-1 al de Sergio Kresic. Un gol en propia meta del central Álvaro decidió un encuentro en el que vistieron de celeste jugadores como Mostovoi, Djorovic, Catanha, Gustavo López, Cáceres o Eduardo Berizzo, técnico del Celta las tres últimas temporadas.
Con el 'Toto' al frente, el conjunto vigués ha sido capaz de ganar en Liga o Copa en prácticamente todos los campos de Primera División. El Celta ganó con Berizzo en el Camp Nou, en el Santiago Bernabéu, en el Vicente Calderón, en San Mamés, en Mestalla, en el Sánchez Pizjuán, en Anoeta, en El Madrigal o en Riazor. Sin embargo, no fue capaz de hacerlo en el Estadio Gran Canaria, campo en el que el cuadro vigués todavía no conoce la victoria.
El saldo en las tres últimas campañas es de dos derrotas y un empate. En el curso 2014/2015, el Celta se enfrentó en Copa a los canarios, dirigidos por Paco Herrera y que entonces militaban en Segunda División. Y el equipo vigués perdió 2-1 en la ida de una eliminatoria que remontaría no sin apuros en la vuelta (3-1).
Tras el ascenso de Las Palmas a Primera, el Celta de Berizzo visitó en dos ocasiones Gran Canaria. En la primera se adelantó en el marcador por medio de Bongonda, pero los locales remontaron con goles de Jonathan Viera y Willian José. El curso pasado, el conjunto celeste estuvo a punto de romper su mala racha en el campo amarillo. Acabó el primer tiempo con un claro 0-3 a su favor tras un tanto de Wass y un doblete de Iago Aspas. Sin embargo, tras el paso por vestuarios, la UD necesitó apenas 25 minutos para igualar un partido en el que el Celta acabó sufriendo para conservar un punto debido a la expulsión de Sergi Gómez.
El Las Palmas es el equipo de Primera División al que el Celta lleva más tiempo sin ganar como visitante. Lo es, además, con mucha diferencia. El conjunto celeste no gana en Gran Canaria desde hace dieciséis años y medio. El siguiente en la lista es el Alavés. Mendizorroza se resiste al Celta desde el año 2009 y es un campo de mal recuerdo por lo sucedido la temporada pasada, pues ahí el equipo de Berizzo fue eliminado por segunda campaña seguida en las semifinales de la Copa del Rey.
La última victoria celeste en Mendizorroza fue el 10 de enero de 2009, en un partido de Segunda División en el que la escuadra que dirigía Pepe Murcia se impuso 1-2  merced a un doblete de David Rodríguez. El partido de la segunda vuelta entre ambos contendientes es un hito en la historia del celtismo. Fue el encuentro en el que Iago Aspas jugó por primera vez con el  Celta en Balaídos, firmando dos goles con los que se logró la permanencia en la división de plata y se condenó al Alavés a Segunda B. El conjunto vigués no volvió a Mendizorroza hasta el año pasado, cuando perdió tanto en la Copa (1-0) como en la Liga (3-1).
Por lo demás, el Celta no gana desde 2012 en Montilivi, pero porque desde entonces no ha vuelto a jugar como visitante ante el recién ascendido Girona –que sacó un punto de Balaídos (3-3) en la última jornada–, y no lo hace desde 2013 en La Rosaleda y el Benito Villamarín, dos campos que se le resistieron a Eduardo Berizzo como técnico celeste. Con el argentino al frente, el Celta perdió sus tres partidos en casa del Málaga –que a su vez cayó en tres ocasiones en Balaídos– y sumó dos empates contra el Betis en Sevilla, tras el retorno de los andaluces a Primera. Este año, el equipo de Unzué perdió 2-1 ante el de Setién.
En los tres últimos años, el Celta sí fue capaz de ganar al menos en una ocasión en los campos de los otros catorce conjuntos de Primera División. En 2014 ganó por última vez en el Camp Nou; en 2015 en San Mamés, Ciutat de Valencia, Sánchez Pizjuán, El Madrigal y Anoeta; en 2016 en Vicente Calderón, Coliseum Alfonso Pérez y Cornellá-El Prat; y este año en Butarque, Bernabéu, Mestalla, Riazor e Ipurua, donde el Celta goleó 0-4 al Eibar esta temporada.n