FÚTBOL

El TAD anula la sanción federativa al Olivo y a Pazó

Acuerda que la RFEF se saltó todos los plazos legales para descender al club vigués

Las jugadoras de El Olivo festejan un gol ante el Monte, el equipo que recuperó la plaza por el descenso vigués.
Las jugadoras de El Olivo festejan un gol ante el Monte, el equipo que recuperó la plaza por el descenso vigués.
El TAD anula la sanción federativa al Olivo y a Pazó

Ni sanción de dieciocho meses a Toni Pazó, el exentrenador del Olivo, ni pérdida de encuentros, ni multa de 3.000 euros al club ni descenso de categoría. El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) dio en resolución fechada el 27 de octubre pasado, pero conocida ayer por El Olivo y por Toni Pazó, una tremenda bofetada jurídica a los comités disciplinarios de la Real Federación Española de Fútbol, al "declarar la existencia de caducidad de los procedimientos sancionadores seguidos contra los recurrentes,  quedando sin efecto las sanciones impuestas a los mismos por las resoluciones impugnadas”.
El varapalo del organismo adscrito al Consejo Superior de Deportes, compuesto por siete licenciados en Derecho, es definitivo, según reza su fallo, y solo admite recurso contencioso-administrativo en el plazo de dos meses.
El Olivo, equipo de la 2ª División femenina, ahora castigado en la 2ª Autonómica, cuarta y última categoría federada, había sido sancionado por el Juez de Competición el 6 de julio pasado, pero el alto tribunal deportivo ha estimado que el procedimiento administrativo cometió una irregularidad, es decir, que se saltó su propia normativa.
El Juez de Competición decidió incoar expediente el 22 de marzo y desde ese día al 6 de julio se superaron todos los plazos legales: "Entre las dos fechas citadas ha transcurrido con creces el plazo de tres meses establecido legalmente sin que, por otro lado, haya habido interrupción alguna del procedimiento y sin que se haya acordado ninguna suspensión por el órgano disciplinario federativo".
La resolución no entra en el fondo de la sanción como tampoco atiende el recurso del Olivo, que además de advertir que los plazos estaban agotados también defendía falta de proporcionalidad en las sanciones impuestas.
El dictamen del TAD es vinculante y cierra de forma "definitiva" la vía administrativa, abriendo únicamente la posibilidad del  recurso contencioso-administrativo ante el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo, según señala el propio fallo hasta el 27 de diciembre.
Desde que se conoció el pliego de cargos, El Olivo,presidido por Camilo Pais, y Pazó se pusieron en manos del abogado Juan Díaz del Río. Ahora, este nuevo "caso Obradoiro" ofrece el turno al Olivo, que tiene la opción de reclamar la restitución de la categoría (de forma inmediata o para la temporada 2018/19) así como daños y perjuicios, toda vez que su descenso a categoría autonómica también propicia la sustancial rebaja  de subvenciones administrativas. Pazó, por su parte, era ayer un técnico feliz. Había preparado  El Olivo 17/18 y la directiva prescindió de sus servicios. n